domingo, 17 de enero de 2010

A la deriva.


Ahora mismo ando un poco despistado, lo reconozco. Estoy pasando una época de deriva en el plano literario de la que confío salir pronto. La idea para el nuevo manuscrito sigue ahí, sin terminar de ver la luz. Soy partidario de los partos naturales, pero si se pone rebelde habrá que hacer cesárea.
Respecto a las lecturas estoy leyendo a Chèjov y a Raymond Carver, simultáneamente. Llegué a Carver porque en una entrevista H. Murakami consideraba a Carver como uno de sus maestros; lo cierto es que yo he encontrado grandes similitudes entre ambos. Y, casualmente, a Carver se le considera el Chèjov americano.
Por otro lado, estoy tentado de salirme un poco de la vía de clásicos que me marqué. Aunque vosotros mismos ya me comentasteis que debía alternar clásicos con contemporáneos para no perder perspectiva. Mis ojitos se han posado en un tocho que tenía desperdigado entre las baldas de mi despacho: Apocalipsis, de Stephen King. Dicen que es uno de sus mejores libros… umm.. Es una gran tentación. Pero creo que si me lo pide el cuerpo terminaré leyéndolo. ¿Por qué? Pues aunque no tiene relación alguna, el otro día vi un documental sobre alimentación donde se decía que las mujeres embarazadas experimentaban nauseas ante determinados alimentos, como una respuesta de su propio organismo contra los alimentos que podían sentar mal al bebé. Y también lo contrario: antojos sobre cosas que eran necesarias para la criatura.
Creo que mi musa interior está hambrienta de un libro del tito King, y le vendrá bien. Esa es la conclusión a la que he llegado.
Otra conclusión es que necesito hacer deporte. ¿Qué? Pues sí, creo que el ejercicio físico me vendrá bien para relajar tensiones y beneficiará mi escritura. No estoy loco, lo cierto es que muchos grandes escritores (más de los que pensáis) lo pusieron y ponen en práctica.
No quería cerrar esta breve entrada sin daros ánimos a vosotros, sí, a vosotros, amigos. Aunque el texto de hoy suene apático, es un simple bajón pasajero, pero por correos y mensajes que me habéis mandado, sé que muchos lo estáis pasando mal. Parece que este año, los editores y agentes han entornado un poco más la puerta que conduce a la publicación.
Así que os deseo que os recuperéis, que cicatricéis vuestras heridas y sigáis luchando por lo que tanto amáis. ¡¡Un fuerte abrazo!!

43 comentarios:

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio. Hacer deporte es bueno: aumenta la cantidad de oxígeno en la sangre, lo que estimula el consumo de glucosa, haciendo que las neuronas aumenten su actividad. ¡Esas golosas!

Si tu musa te pide que dejes un libro a medio terminar y cojas otro, ¡hazle caso! Déjate seducir por un libro al que le tengas ganas. Aumentará tu bienestar, y te dará ideas. Palabrita que funciona.

Por otra parte, reinvidico el derecho constitucional a estar de bajón. Que parece que no estar siempre felices sea politicamente incorrecto, leñe.

Un abrazo, amigo

Ithur dijo...

Oye, durante mi última gran crisis literaria, estaba tan aburrido que agarré mi perro y salí, recorriendo la serranía durante toda la tarde. Acabé agotado y mucho mejor cuando volví a sentarme XD.
Y como dice Blas, si tienes que dejarlo a medias, haz caso, la musa es sabia.
Saludos tito.

oriafontan dijo...

Si quieres inspirarte te sugiero la película

HARAKIRI de Masaki Kobayashi.

Un curtidísimo samurai acude a un palacio con una extraña petición; quiere hacer el rito harakiri pero idéntica petición recibió el mismo palacio hacía poco tiempo con funestas consecuencias.

Este tipo de películas (las que no nos ponen en la tele vaya) deben inspirar a cualquiera.

Buena reseña que aprovecho para "meter con calzador" mi rollo je,je,je

naTTs R dijo...

Qué bonita la imagen que has puesto. Oye, aunque el barco vaya a la deriva... flota, y lo seguirá haciendo. Asi que descansa, céntrate, lee lo que te apetezca. Y lo del ejercicio también es buena idea. Pronto volverás a tener el timón, pero mientras no sepas dónde ir, disfruta.

Un abrazo.

pD: La soledad de los números primos, Paolo Giordano. Digo, para que salgas del mar de los clásicos, aunque puede que este lo sea dentro de poco.

Marien dijo...

Hola cartagenero,
Tienes derecho a estar de bajón, y yo me pregunto ¿no será por las historias de Carver? Yo también lo estoy leyendo ahora mismo,Catedral, y las historias son algo oscuras. De todos modos el ejercicio hace que te bombee la sangre y te sientes vivo. Son dos buenas decisiones, lo de King ya no sé qué decirte, ahí me pillas. Ya me dirás si acabas leyéndolo.
Gracias por tus huellas, he entendido lo de cartagenero, tengo amigos de la facultad que me obligaban a escuchar las conferencias de Isidoro Valverde, ¡ por mursiana!

Deusvolt dijo...

Pues sí, Blas, tenemos derecho a estar de bajón. No sé dónde leí que la sociedad actual no entiende que estar mal forma parte de la vida. Bueno, no hay que ponerse dramáticos, sólo estoy pasando un bajoncillo.
Seguiré tus consejos, amigo. Un abrazo.

Umm... parece apetecible eso de pasear por la sierra, Ithur. Seguro que estimula los músculos y ensancha los pulmones. Un poco de oxígeno no me vendría mal. Un abrazo, sobrino.

Sergio Becerril dijo...

Deusvolt,

Haces bien leyendo a Raymond Carver, es mi escritor favorito, nadie describe como el lo común, lo que todos tenemos en nuestras vidas y es tan difícil llevar al papel, porque es fácil escribir sobre grandes aventuras, sobre viajes, crear grandes personajes, pero es realmente difícil recrear lo común, una situación que en una primera lectura parece intrascendente, pero que detrás de esas lineas se oculta el trasatlántico de la desesperación, de la cotidianidad. Carver hace esto de maravilla, como nadie, el gran maestro del cuento corto. Creó un estilo que a día de hoy muchos intentan imitar sin éxito (yo entre ellos, jejeje).
Por otra parte Haruki Muarakami, un autor de culto que vende casi tantos libros como un autor de Bet Sellers. Un gran escritor, grandisimo, que dentro de unos años será un clasico.
Intuyo que lo de hacer deporte te habrá venido influido también por la entrevista a Murakami, un grandísimo escritor, pero también un gran deportista, ha llegado a terminar varias maratones con éxito.
Bien Deusvolt, sigue leyendo a estos autores, y si quieres empezar a correr o hacer deporte, adelante, quizá no te ayude a escribir, pero tu corazón te lo agradecerá, en todos los sentidos.

Un abrazo.
Sesio

Deusvolt dijo...

Ja,ja.. Lo tuyo es de órdago, querido Oriafontan: para animar a uno que estás de bajón, le recomiendas Harakiri,ja,ja... bromeo sólo con el significado del rito samurai (que realmente se llama sempuku). Pero las pelis de samurais me gustan, así que intentaré hacerme con ella. Gracias por el consejo.

Hola, naTTs, todo lo que dices es cierto. Sí, creo que tendría que haber descansado un poco estas navidades, pero por diversas circunstancias he estado muy atareado, y al final, han sido unas vacaciones en las que no he dormido bien. Cuando no duermo lo suficiente me termina afectando a la mollera.. Agradezco tus consejos. El libro que mencionas ha sido calificado como uno de los mejores del 2009. Un abrazo, amiga.

Deusvolt dijo...

Hola, mursianica.
La verdad, amiga, a veces, cuando imagino que me convierto en un gran escritor y que vendo millones de ejemplares (je,je...soñar es gratis), pues me digo a mí mismo que cuando alguien me escuche en una entrevista se le caerá el alma al suelo.. Nuestro acento del sur... de la REgión de ;Murcia..ja,ja.. Bueno, habremos de reivindicarlo, pero bonito lo que se dice "bonico" no es, no, ja,ja...Ya te diré lo que pasa con King, a mí por lo menos nunca me defrauda.
Un beso!!

oriafontan dijo...

¡ay! no me había dado cuenta en lo de harakiri ¡ay! NO hombre las editoriales no lo merecen, jejeeje

Por cierto vaya pelotas (perdón por el taco) había que tener para hacer el rito ese. Sobre todo si era el "estricto" que consistía en que "un padrino" te cortaba la cabeza sólo cuando te habías sacado el vientre. uf.... vaya tela.

Más alegre y preciosa película es la de los 47 ronin sobre una vengaza. Otra peli que es canela fina.

Deusvolt dijo...

Hola tocayo (Sergio), encantado de que te pases por El alma impresa, esta es tu casa.
Oye, me ha gustado mucho la disertación que has hecho sobre Carver. Creo que es muy acertada, de hecho, Carver escribe sin florituras, en primera persona y en presente, como para no dejar ni un rastro a la belleza. Pero el tío tiene algo, je,je.. Sí que lo tiene, es un hilo invisible que flota en su literatura y que te hace estar a gusto cuando lo lees, porque hace un radiografía de lo común. Describe diálogos y pensamientos que se salen de los cánonces superfluos a los que estamos acostumbrados, digamos que toma un pulso a la realidad. Como dices, Murakami pronto se convertirá en un clásico. Si me animo a hacer una entrada sobre Carver, comentaré algunas de las cosas que he encontrado en común.
Es cierto, amigo, Murakami apuesta por hacer deporte para sentirse bien, lleva una vida ordenada. Estar bien físicamente le permite afrontar bajar a los infiernos, es decir, el lado oscuro en el que se sumerge cuando escribe.
Bueno, que es un placer tenerte por aquí.
Un abrazo.

Deusvolt dijo...

Pue sí, Oriafontan, había que tenerlos bien puestos. Lo que comentas del rito del Seppuku, sobre el ayudante creo recordar que era para no extender demasiado el mismo, puesto que cuando el samurai se abría las entrañas no moría al instante. También estaba pensado para mantener su honor y decoro.
Sí, 47 ronin es canela fina, ja,ja..

Isis dijo...

Hola amigo.
Hablando de lecturas, ya te dije en su momento que jamás hay que perder el tiempo con libros que no te apetecen en ese instante. Es como todo, a veces no tenemos ganas, así de simple. Ya llegará el momento de lo profundo.
Por cierto...¿tienes entre manos el próximo del Escarabajo Palabrero?.
Pues yo lo he prestado, es dificil de narices. "SANTA MARÍA DE LAS FLORES" se llama la criatura.

Un beso murcianico.

Deusvolt dijo...

Sí, Isis, ¡es que tú eres muy sabia! Tienes toda la razón... Umm.. ¡pero es que soy muy terco!! Ja,ja.. Pues no, chica, aún no tengo el libro, tengo que hacerme con él esta misma semana... Gracias por recordármelo... Un beso.

Jesus dijo...

Hola, Deusvolt,

Soy el que firma como Lázaro en BV. Queria escribirte porque me ha llamado la atención tu comentario sobre la influencia de Murakami (que, por cierto, me encanta) sobre la necesidad de hacer deporte y escribir. Lo digo porque yo me puse más serio con el ejercicio cuando leí su libro-ensayo "What I talk about when I talk about running", que todavía no está traducido al espanol. Si lo lees, te haces una muy buena idea del esfuerzo que requiere ser un escritor, comparable a hacer maratones de por vida. Está claro que para este hombre el deporte ha influido mucho en su literatura. Lo que me llama la atención es que a ninguno de sus protaganistas (que se parecen todos mucho, y tienen los mismos gustos por la literatura y la cocina que el autor) le da por correr.

Respecto a lecturas recomendables para escribir, además de clásicos viejos y modernos y de leer lo que a uno le apetezca, te recomiendo un librito que empecé hace poco y que me parece una maravilla, "How fiction works", de James Wood. En España lo han traducido hace poco como "Los mecanismos de la ficción". Es un libro de crítica literaria sobre el arte de escribir, que te enseña a leer literatura con otros ojos. Una pasada. Y con esto ya me callo.

Deusvolt dijo...

Hola, Jesús, pues es un placer que te pases por aquí. Te agradezco tu comentario.
Respecto a Murakami, no he leído el libro "De qué hablo cuando hablo de correr", pero seguro que tiene que estar bien. Sí, él lleva una vida muy ordenada, come sano, hace ejercicio y escribe. Sigue una determinada disciplina, pues cree firmemente que es necesario para escribir bien. Le aporta un equilibrio. Yo soy de su misma opinión, pero las circunstancias mandan, amigo. Uno tiene que currar para pagar la hipoteca y hay muchas cosas que no puede hacer por falta de tiempo. Aunque sus personajes no corren, por lo menos los que he leído, recuerdo que Kafka Tamura, de Kafka en la orilla hacía mucho deporte para ponerse en forma, además de ser un gran amante de la lectura.
Pues me apunto el libro que dices de Wood, (¡otro más!).
Oye, Jesús, por mí no te calles, es un placer que comentéis, y además si lo que decís es tan interesante.
Un abrazo y suerte con tus proyectos.

Cristina Puig dijo...

Hola Sergio,

Me parece muy bien que tengas ganas de alternar a los clásicos con el tito King, a mi me pasa con frecuencia, leo clásicos pero también apetece a veces algo diferente, en mi caso son libros de fantasía la mayoría de veces.
Espero que el bajón dure poco, seguro que si empiezas con el deporte se te va todo.
Sobre Chèjov, tuve un libro de cuentos suyo en las manos y no lo compré, ahora me arrepiento muchísimo y tengo unas ganas terribles de leerlo. A ver si lo consigo.

Un abrazo y muchísimo ánimo,
Cristina

Marta Abelló dijo...

Blas te ha dado un buen consejo: Sigue a la musa. Y yo te doy otro: No te pierdas Apocalipsis, yo lo habré leído dos veces y espero releerlo una tercera. Después de la Saga de la Torre Oscura, creo que es la siguiente mejor obra de King. Lo cogerás, no lo soltarás, y aprenderás de una gran estructura, además de pasártelo bien. Recuerda que en Mientras escribo, King se quedó atascado con la historia, pero un día, supo cómo continuar...
Saludos y ánimos.

Jesús F. dijo...

Hola compañero,
antes de leer esta entrada leí tu comentario en mi blog y te pregunté si te habías hecho con el nuevo libro de relatos de King, y ahora llego aquí y me encuentro con uno de sus clásicos, je, je.
A mí me gustó mucho Apocalipsis, lo he releído de hecho dos veces. y si has leído la saga de La Torre Oscura te encuentras en el cuarto libro un guiño. Además en el Apocalipsis tenemos en danza a Randall Flagg, viejo conocido del universo King.
Respecto a hacer deporte, yo llegué a la misma conclusión a primeros de año, y me reafirmo desde que llevo una semana con un tirón en la espalda y los hombros, pero en mi caso es falta de tiempo. Eso sí, pasaré por el fisio y me he comprado la tabla esta de la Wii, como mínimo para hacer algo de ejercicio (habrá que ver si luego verdaderamente es útil, al parecer, y según un par de personas que conozco, sí, pero claro, también hay que salir a correr, o hacer bicicleta o algod así).
En fin, compañero, que ánimo, momento de estos apáticos tenemos de vez en cuando todos.

MiánRos dijo...

Pienso que lo de leer a los clásicos, o literatos modernos, hacer deporte o escurrirse a menudo en el sofá está muy bien (sobre todo en vacaciones); pero para disparidad de la confluencia creo que tu bajón puede ser debido a otra sensación; el remedio o el mal puede ser consecuencia de lo mencionado, no digo que no, sin embargo, no has pensado que la vuelta a la rutina, los horarios, los deberes y obligaciones hayan afectado en buena parte a todo aquello que te planteaste en fiestas.
En fin, es otro punto de vista, te lo digo porque los síndromes pos-vacacionales suelen acorchar el alma hasta nublar lo más próximo. Aunque, por suerte, es algo que no persiste demasiado.
Ánimo, Sergio, redirige el timón y sal al oleaje; el océano te espera; tu eres un gran barco.

Un saludo, amigo.
Eso sí, haz deporte, es una buena opción, se esté de bajón o no.

Lola Mariné dijo...

Bueno, no te comas el tarro y lee lo que te apetezca.
En cuanto al ejercicio físico, estoy de acuerdo. En un trabajo sedentario como es el del escritor, es totalmente necesario.
Mi segunda novela casi que la he escrito en la bañera de hidromasaje del gimnasio, jeje.

B. Miosi dijo...

Sergio:

Yo no sé qué aconsejarte, pues te han dicho de todo: Masajes, sauna, harakiri, ejercicios, abandonar a Carver, agarrar a S. King, cambiar de acento, seguir tus antojos si estás embarazado... en fin, sólo queda por decirte que hagas lo que hagas tú sabes que eres un buen escritor. Y que en el momento que menos esperas tu suerte cambiará, sólo tienes que ser consecuente tras lo que desees.

Un abrazo!
Blanca

Marcos Moreno dijo...

si no te pillara tan lejos te diría que te apuntaras a mi equipo de fútbol de los jueves.

Arlette dijo...

Entro a saludarte y....
Piensa que no estás con la moral baja, es por culpa del mes de enero, hace frío, hemos engordado, y el exceso de azúcar nos hace ser algo más perezosos, literariamente hablando.
Apoyo la moción de Blas de reivindicar el derecho a estar de bajón.
Pero bueno, anímate, lee algo fácil, de contenido jocoso si es necesario para que la mente se libere.
Yo puedo recomendarte uno, ¿que tal "Las fábulas del monaguillo"?

Muchos saludos, y de nuevo ánimo.

Armando Rodera dijo...

Vaya, pues no me queda mucho por añadir...

Secundo a Blas, también tenemos derecho a estar de bajón. Pero sólo un ratito, eh? Aunque os entiendo, de verdad, a veces a uno se le quitan las ganas. Pero sólo es una emoción pasajera.

En cuanto a clásicos yo también quería alternarlos este año, veré si lo consigo. En lo que si apoyo la moción es en leer el magnífico Apocalipsis de Stephen King. Lo leí hace muchos años, habrá que retomarlo un día de estos. Hace poco vi en internet que habían hecho una miniserie sobre la novela, igual la busco...

Del ejercicio físico mejor me callo. Yo antes jugaba al baloncesto pero llevo mil años sin hacer nada de deporte aparte de andar. Lo peor es que tengo un gimnasio dentro de la urbanización donde vivo y lo he visitado dos veces (para jugar al ping-pong, que conste). Ya sé que soy muy perro, que le vamos a hacer. Este es otro de los propósitos del nuevo año, ja, ja

Así que ya sabes, un poquito de todo, como dice Blanca (menos lo del harakiri, ja, ja). Y tranquilo, que nuestro gran momento está a la vuelta de la esquina. No lo dudes ni un momento.

Un abrazo.

Daniel DC dijo...

Estar a la deriva, es una etapa normal para todo escritor; yo pasé por ella. Cuando consigues ver la ruta hacia la tranquilidad, sientes una sensación tan embriagadora, que deseas experimentar esa experiencia nuevamente.

Escucha la voz interior y sigue los designios que dicte tu alma.

Un cordial abrazo,

Daniel DC

Nuria dijo...

Hola Sergio:
De lo que no hay niguna duda es de que eres un magnifico escritor.
En cuanto superar el bajon no creo en las pocimas magicas. Es mejor desconectar, pasear, leer, salir a la calle, observar a la gente.
Ahora que es tiempo de lluvia, prueba un dia recorrer con las yemas de los dedos la cortina de agua a traves de los cristales poco a poco. Es una estraña sensacion de paz.
Animo.

Besos,
Nuria

Deusvolt dijo...

Hola, Cristina, pues yo estoy tratando de cogerle el puntillo a Chèjov, no en vano, es considerado uno de los grandes. Tampoco te preocupes si no compraste ese libro, el que yo tengo es bastante bueno, y barato (casi siempre compro en bolsillo) y se titula Anton Chèjov, cuentos imprescindibles, de la editorial DEBOLSILLO. Gracias por los ánimos, amiga, espero que como dices el bajón dure poco. Un beso.

Gracias, Marta también por tus consejos. ¡Dos veces! Jolines, mi edición de Apocalipsis es en tapa dura y ronda las 1300 páginas. Eso dice mucho acerca de cómo te gustó, me alegra saberlo. Te haré caso amiga. Un beso.

Deusvolt dijo...

¡Jolines, Jesús!, ¡otro que ha leído dos veces Apocalipsis!, ¡tengo que leerlo! Ja,ja.. aunque me gusta mucho King, lo bueno que tengo es que no he leído todo lo suyo (tampoco la Torre oscura) ¡tengo mucho por descubrir! No, no he comprado su nuevo libro de relatos (esperaré a que baje de precio,je,je..). Lo de encajar en la rutina el deporte es complicado: entre el trabajo, la casa, la familia, lectura, escritura, je,je.. ¡Tendré que hacerlo! Esos sí, de momento, me niego a comprarme la tabla de la Wii, aunque supongo que es otra forma como otra de hacer ejercicio. Gracias por los ánimos y un abrazo.

Deusvolt dijo...

Ja,ja.. MiánRos, pues puede que tengas razón, lo que ocurre es que la apatía empezó en plenas vacaciones.. Habrá sido que estas Navidades hizo muy mal tiempo... o que me pilló el cuerpo así, con viento de levante...¡yo que sé! Gracias por lo de gran Barco.. ahora mismo no doy ni para bote salvavidas, je,je.. Un abrazo, amigo.

Umm...¡Lola, la bañera de hidromasaje suena genial! Ja,ja... pero después de hacer ejercicio se disfruta con más gana. Lamentablemente en mi gimnasio no hay estos lujos, aunque no me quejo, que al menos pilla cerca de casa. Un beso y gracias por los ánimos.

Deusvolt dijo...

Je,je.. Me ha gustado tu resumen, Blanca. Obviamente me quedo con tu comentario final: ¡me has emocionado, amiga!, ¡muchas gracias! Ahora mismo siento que mi barco (volviendo al símil que ha puesto MiánRos), está a la deriva, pero en cuanto se levante un poco de brisa volveré a poner rumbo a mi objetivo. Un besote, Blanca.

No, Marcos, je,je... fútbol no, tampoco nos pasemos, que conozco a unos cuantos compañeros que se han emocionado creyéndose Ronaldos y Messis y se dejaron los meniscos sobre el césped, je,je..
Es broma, un saludo, amigo.

Deusvolt dijo...

Ja,ja..Arlette, tú puedes recomendarme el que quieras, amiga. Por cierto, aprovecho la ocasión para felicitarte por tu nueva novela publicada (finalista del Planeta): El carcelero de Isbiliya, y la página: http://arlettegeneve.es/
Si te parece colgamos la portada en el escaparate de este blog.
Y a lo que iba: uff.. ¡las navidades! Pues sí, chica, ¡cogí lo menos dos kilos y medio! Ja,ja... Pero bueno, tengo derecho a estar de bajón, ¡hala!

Deusvolt dijo...

Ja,ja..Gracias por tu comentario, Armando, me ha alegrado: chico, yo también soy muy perro!! ¡un perraco de cuidado! En fin, qué le vamos a hacer, habrá que echarle voluntad, ¿no? JE,je.. mejor no pensarlo y al toro.
Pues ya van un puñado de recomendaciones a favor de Apocalipsis, así que toca, toca... Muchas gracias por la confianza, amigo, te deseo lo mismo.
Un abrazo.

Deusvolt dijo...

Umm...Daniel eso que dices es muy cierto: la deriva forma parte de cualquier viaje, es una época de transición y lo importante, es que tras ese recorrido a través del desierto encontremos algo mucho mejor. Espero que así sea, amigo. ¡Ojalá! Un abrazo.

Jo, Nuria, me has puesto colorado. Es muy bonito lo que has escrito, te lo agradezco mucho.
Sólo puedo decirte que muchas gracias, y que te mando un fuerte beso.

Maribel dijo...

Deusvolt, permíteme que empiece por lo de hacer deporte porque me ha hecho mucha gracia, jajaja, y si me ha hecho gracia es porque yo también lo necesito, esta dedicación nuestra nos tiene todo el día hechos un cuatro y eso no puede ser bueno. Te confesaré (ahora que no nos lee nadie) que ayer estaba ante el ordenador con una almohadilla eléctrica en los riñones, jajaja. ¿Lumbalgia o cómo se llama eso? ¿Vejez tal vez?, jajaja.
No te agobies con la escritura. Tienes ideas claras para un siguiente manuscrito, pues bien, ya lo comenzarás, no te apures, la escritura te buscará a ti, es muy necesario hacer intermedios y recientemente acabaste la corrección de otro manuscrito. Por higiene mental deja pasar un tiempo. Es necesario.
Mientras tanto aprovecha para leer, que ya veo que lo estás haciendo, y disfruta de King o de aquello que de verdad te apetezca, sin imposiciones. Debes ir aflojándote los corsés, ya verás qué bien te sientes cuando adquiereas un poco más de libertad.
Un abrazo y ánimo.

Proyecto de Escritora dijo...

Hola Sergio. Creo que a todos a los que nos gusta escribir, conocemos ese momento tuyo. No es que tenga yo el mismo ahora mismo (aunque hace tiempo que no continúo ninguna de mis novelas) pero lo entiendo porque en otros momentos los he pasado.
Si tu musa te pide lectura, es lo que le debes dar. Para continuar nuestros escritos hay que ponerse pero si te pones cuando no tienes ningunas ganas, ya no es hobby sano, sino que pasa a obligación. Date tiempo (si quieres puedes contestar mi encuesta entretanto, jeje) y ya verás como es pasajero.
Un beso y ánimo!

Deusvolt dijo...

Hola, Maribel, espero que te mejores de tu lumbalgia, ja,ja.. No creas eso es muy común. De momento, tendré que buscar la manera de hacer deporte porque llego hecho polvo a casa!!! En fin, creo que tienes razón: debo tomármelo con calma y descansar un poco. Además, esta semana estoy con migrañas!!! ¡¡Estoy completito!! Un abrazo, amiga.

Hola, Elena: creo que todos hemos pasado por esos momentos de apatía, ¿no es verdad? Es interesante lo que dices de obligarse a escribir, pero que por otro lado no se disfrutará tanto. Sé que no siempre es apetecible, hay que imponer cierta disciplina, está claro, pero al menos debo comenzar con ganas, y no es el momento.
En fin, poco a poco, amiga. Me pasaré por tu blog.
Un beso y gracias por los ánimos.

Diario de nuestros pensamientos dijo...

bueno... aveces pasas por bloqueos literario pero quizas es para mejor despues, no?
Besos

Danny dijo...

Yo doy fe de que hacer deporte viene muy bien. Tengo mejor postura frente al ordenador, tengo mayor resistencia en la silla, y además se me ocurren cosas cuando estoy en la caminadora... Te lo recomiendo :)

Stephen King siempre está entre mis lecturas obligatorias. Me encanta, luego nos cuentas si te decidiste a leer Apocalipsis.

"...Soy partidario de los partos naturales, pero si se pone rebelde habrá que hacer cesárea". Me gustó mucho la frase.

Saludos.

Alejandro Laurenza dijo...

Claro, Sergio, el bajón es sólo pasajero, y es bueno saberlo así. Lo importante es no enroscarse demasiado mientras tanto. Luego viene la luz, como siempre!

Un abrazo,
Alejandro.

Deusvolt dijo...

Ojalá sea para mejor, Elena. A ver si es verdad!!! Gracias por los buenos deseos!!!! Un abrazo.

Gracias, Danny, parece que la opción de leer a Stephen King ha ganado por goleada, así que ya os contaré que me parece. Respecto al deporte estoy organizándome un poco a ver si puedo ponerme con ello en unos días. Un beso, amiga.

Sí, bajones hay siempre, Alejandro, no sólo en el terreno literario, ¿verdad? Cruzaré los dedos a ver si pasa pronto. Gracias por tu comentario, amigo.
Un abrazo y felicidades por ese libro que te han publicado, es un gran logro!!!

Elizabeth Baker dijo...

Sergio, muy bueno lo de leer lo que te pide el cuerpo. Coincido plenamente contigo: no hay nada peor que leer algo impuesto o algo a disgusto... No son muchas las novelas que yo he dejado a medias; mi intuición a la hora de escoger mis lecturas es casi casi infalible, pero si tengo que dejarlo a medias porque no lo aguanto, porque no me motiva lo bastante o porque ese día, por lo que sea, no me aporta lo que quiero, lo dejo sin problemas y me voy a buscar algo que me estimule más. La lectura siempre debe ser un placer. Si no lo es, cualquier cosa es preferible. Lo del deporte también puede ser de gran ayuda para aclararse la mente si uno está espeso un día y no le sale nada a derechas o si la musa se ha ido de juerga y nos ha abandonado. Aunque reconozco que yo y el deporte somos básicamente incompatibles. Espero que el bajón ya sea subidón, y que estés genial en el momento de leer este comentario. Un besazo. Ah, ahora firmo con mi nuevo pseudónimo, pero sigo siendo la misma Julia de siempre.

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Julia, ¡pues no conocía ese pseudónimo tuyo! Nada, siempre se aprende algo nuevo. Me alegra saberlo, amiga. Lo cierto es que yo no me guiado por mi intuición para seleccionar libros esta vez, he tratado de "forzarme" a leer joyas de la literatura y clásicos, así que tendré que tomarme un descanso, je,je..
Muchas gracias por tu comentario, amiga, y por tus buenos deseos.
Igualmente te deseo lo mejor, un beso.