sábado, 18 de junio de 2011

Reseña de Yo vi tu silueta

DATOS SOBRE LA OBRA:

Título: Yo vi tu silueta
Editorial: Saco de Huesos.
Autor: Javier Vivancos.
440 páginas
ISBN: 978-84-938076-1-0
PVP: 18 €

SINOPSIS
Alicia recibe un inesperado mensaje de su ex novio. Cuando este decide “retomar la relación”, la rabia, la tristeza y la duda irrumpen en la acomodada vida de la estudiante. Malaconsejada por Sara, su compañera de piso, Alicia se abandona a un peligroso juego de burlas y provocaciones con trágicas consecuencias...
... cuando el vecino de al lado, un hombre trastornado y solitario que convive con un discapacitado mental, decide a su vez que ha llegado el momento de declararse a Sara con el fin de que la atractiva e hiriente joven ocupe el lugar de su anterior novia, fallecida en un dantesco accidente que es en realidad uno de los oscuros secretos que pesan sobre la conciencia de los Cabeza Vaca.
Atrapada en las redes de una locura congénita, Alicia se ve obligada a ejercitar sus conocimientos de Psicología y a superar toda clase de temores y prejuicios para luchar por su vida. Pero la historia cambia dramáticamente cuando se vislumbra una silueta conocida tras el cristal traslúcido de la jaula en que se halla la chica.
Yo vi tu silueta mezcla el horror visceral, el terror psicológico, el drama familiar y las reflexiones sobre la psique humana y la importancia de la familia en la sociedad en la que vivimos. Armada como un tenso thriller en donde los personajes se van enredando entre sí con funestas consecuencias, en esta perturbadora novela aparecen temas como la soledad, la Guerra Civil, la obsesión, la Psicología, la superficialidad y la importancia de la familia en toda su crudeza.

RESEÑA



La novela “Yo vi tu silueta” entronca directamente con el concepto “horror”, término que si bien está bastante extendido en la literatura norteamericana, no así en la española. De cualquier forma, la diferencia entre horror y terror es un tanto sutil. Mariano Arnal, licenciado en latín y griego (profesor de ambas materias desde 1970), y creador de la página web El almanaque, dedicada al léxico español, lo explica de la siguiente forma:


La clave de la diferencia de significado de ambas palabras, está en el sujeto. El verbo horrorizar no solamente admite la forma reflexiva (horrorizarse), sino que incluso es ésta la más frecuente. O se horroriza uno mismo, o si el horrorizador es otro necesita la colaboración del horrorizado. Con el terror ocurre de otro modo: no existen las formas reflexivas de aterrar o aterrorizar, porque es siempre otro el que produce el terror, y uno el que lo padece. No se dice “yo me aterro”, o “yo me aterrorizo”, sino “me aterra tal cosa”, “me aterra sólo el pensarlo”, “estoy aterrorizado (mejor aterrado)”. El terror viene siempre de fuera; el horror nace en uno mismo, se genera dentro de uno como consecuencia de algo horrible.
Un ejemplo del concepto horror utilizado en la novela: cuando una de las protagonistas entra en la casa de Miguel, un vecino un tanto extraño, percibe que algo no anda bien: No sabría adivinar con precisión qué era lo que faltaba o lo que sobraba allí dentro (probablemente, todo), ni por qué la oscuridad aquí era tan opresiva, o por qué había un sombrero en la percha cuando nunca había visto a Miguel con sombrero. Particularmente esa escena (dentro de su propio contexto y sobre todo el detalle del sombrero) le produjo a quien les escribe una difusa sensación en el estómago…
Javier Vivancos hilvana una historia de horror, haciéndonos partícipes (y sufridores) de reflexiones y sensaciones tan íntimas como intensas.
Narrada en primera y tercera persona, la historia establece un contraste entre la “frivolidad” de la juventud (y en especial la vida universitaria, con los campus, los pisos compartidos, las fiestas, la atracción sexual...) y una vida marchitada por el paso del tiempo, donde se quiere recuperar aquello que no se tuvo. Lo tristemente curioso es que el horror, como ocurre en las grandes historias del género, parte del anhelo por amar y ser amado.
Marcada por una clara influencia del maestro Stephen King, la novela transcurre en un fondo netamente autóctono, con trazas de erotismo, gore e incluso humor. Como referentes literarios: Misery, del citado autor, o la Matanza de Texas, si lo trasladamos al ámbito cinematográfico.
Cabe destacar el desarrollo psicológico de los personajes y el uso de las sensaciones como aceleradores de la tensión (en particular el sonido: el arranque de la historia con el ruido del martillo que golpea). Quizá, uno de los mayores méritos de la novela es que a pesar de ser una historia centrada en los personajes más que en la trama (los personajes son el motor de la historia), ninguno de ellos creará un vínculo especial con el lector, puesto que no destacan por sus méritos ni caracteres. Sin embargo, los recursos narrativos del autor van in crescendo, con un desenlace digno de mención por su brillantez.


Sergio G.Ros

Para saber más:
Página del autor: Javier Vivancos
http://lucreciaseoscurece.wordpress.com/

5 comentarios:

Zanbar dijo...

Ay, Sergio, me ha emocionado. Te mereces un altar (hay muchas estatuas que sobran, jajajaj), o una figura de esas de metal que hay para despistar en el puerto de Cartagena...

Bueno, en serio, está muy chula la reseña, y es la primera que me hacen, pero vista la presentación-comentario que hiciste en Cartagena, ya sabía que el resultado iba a ser bueno. Te ha faltado criticarla, jeje, que yo no me asusto por esas cosas ;-)

Un abrazo.

Pilar dijo...

Mgnifica reseña, sin duda digna del autor de la misma y del autor de la novela. Si ya tengo ganas de leerla, con estos comentarios no sé si podré esperar a que el propio autor venga a mi ciudad a firmarme el libro y adquirirlo in person. Enhorabuena, Javier, esta novela tuya dará que hablar, algo previsible conociendo cómo escribes.

Zanbar dijo...

Gracias, Pilarín, porque sé que eres buena lectora y no me lo dices por decir... jejeje

Armando Rodera dijo...

Magnífica reseña, Sergio. Y enhorabuena también al autor, por supuesto. Siempre es bueno saber que los autores noveles se van abriendo hueco en el difícil mercado editorial.

Un abrazo.

B. Miosi dijo...

Sergio, estoy de acuerdo en que las novelas que aterrorizan lo hacen porque se "siente" en ellas lo oscuro, lo no declarado o visualizado explícitamente. Prefiero el terror psicológico, al terror puramente visual ocasionado por monstruos o por vampiros.

Has reseñado la obra como siempre, de manera magistral, el título es atractivo, original espero que su autor tenga mucho éxito.

Besos,
Blanca