sábado, 21 de agosto de 2010

Cuenta atrás

Mi esposa Marta sale de cuentas la semana que viene.
Estos últimos días se ha encontrado muy molesta, sobre todo por las noches, y a pesar de eso, la veo más guapa que nunca. Tiene ese resplandor especial y sutil que rodea a las mujeres embarazadas, algo difícil de explicar.
El viaje que iniciamos juntos allá por diciembre ha sido muy hermoso; y como todos los viajes que se precien nos ha producido ilusión y también miedo. Pero ahora que toca a su fin, creo que ambos sentimos una difusa añoranza, una pizca de melancolía.
El haber sentido el tacto de nuestro hijo a través de la piel de la barriga de Marta ha sido y es uno de los hechos más bellos que hemos vivido nunca. Su barriga, que ha ido creciendo poco a poco, afianzó nuestra seguridad y alejó los temores primerizos. A poco que lo medite, creo que el embarazo es una especie de catarsis, algo tan desproporcionadamente universal que entronca directamente con la raíz de las emociones, con los cultos más antiguos, con las creencias más recónditas y viscerales. Descoloca lo que eres, desplaza lo que fuiste o lo que creíste ser; te llena de dudas y promesas, te hace, en definitiva, mirar hacia atrás y hacia delante, pensar en tus padres, en tus abuelos, y en tu infancia. Te hace comprender.
Es, también, una inmensa alegría que no puede describirse con palabras, un sentimiento puro de lo nuevo y verdadero que está por llegar. Contamos además con la suerte de vernos arropados por mis padres, por mis suegros y por mi hermano y su mujer, Cecilia. Todos cargados de una ilusión desbordante, contagiosa.
El siguiente paso, donde madre e hijo serán protagonistas absolutos, es un viaje en sí mismo, cargado de emociones y temores, pero estoy seguro de que, cuando volvamos a casa, los tres juntos, habremos empezado una nueva vida.
Una vida maravillosa.

44 comentarios:

Verónica Butler dijo...

sergio enhorabuena a los dos.
Disfrutad de ese momento mágico al nacer que siempre recordaréis.
Como dicen en mi tierra: Que sea una horita corta.

besos

Lola Mariné dijo...

Sergio, me ha emocionado esta entrada.
Esperar un hijo es la ilusión mas hermosa que se puede tener, y en cuanto nazca te olvidarás de la añoranza, nada es comparable a ver la carita de tu hijo, tenerlo en tus brazos, ver sus ojos clavados en los tuyos, confiados.
Ahora es cuando empieza la verdadera aventura llena de alegrías y sobresaltos.
Tennos informados. Mucho animo a tu mujer y felicidades a los dos.

María Arteaga dijo...

Jo...Sergio!!!

¿No te han dicho nunca que a la gente mayor no se les hace llorar?
Snif...snif...:-)

Muchas felicides a los tres, porque vuestro hijo ya tiene vida dentro de esa "barriguita" tan bonita.

Miles de besos.

María

Blas Malo Poyatos dijo...

Que bonito, Sergio. Un hijo es un otro yo, un otro ella, y a la vez alguien totalmente diferente, que va contemplar el mundo desde un punto de vista distinto. Que ilusion y que miedo, tambien.

Enhorabuena. Para los egipcios, dar nombre era comenzar a existir.

{sin acentos por causa del portatil}

Raquel Cruz dijo...

Me alegro mucho que estés viviendo una etapa tan bonita, que al mismo tiempo va a suponer en tu vida un antes y un después. Estoy segura también que a ella le gustó mucho esta entrada tan emotiva ya que creo que en esos últimos días se esta más sensible que en el resto del embarazo.Un saludo y que todo salga bien llegado el momento.

Malube dijo...

Uf, pero cómo emociona mi primo... Es precioso lo que has escrito. Y yo ya estoy nerviosita, jeje.
Que vaya todo fenomenal. Un besote para mi tocaya.

Sergio G.Ros dijo...

Ah, qué dicho tan apropiado! Esperemos que sea rápido y que todo salga la mar de bien! Muchas gracias por tus buenos deseos, Verónica. Besos.

Sergio G.Ros dijo...

Me alegra que te haya emocionado, Lola. Lo que describes debe ser maravilloso, y nosotros estamos a un pasito de experimentarlo! Buff... ¡qué nervios! Muchas gracias, amiga. Un besote.

Sergio G.Ros dijo...

¡Pero si estás hecha una muchachita, María! Me alegra que llores de felicidad, ¿hay algo más bonito? Un beso pa Murcia!! y muchas gracias de parte de los tres!

Sergio G.Ros dijo...

Gracias, Blas. Pues sí, ilusión y miedo, una amalgama de lo que es la vida en sí misma, ¿no? PEro merece la pena vivirla, experimentarla, merece la pena vivir. Un abrazo, amigo mío.

Muchas gracias, Raquel. Sí, le ha hecho mucha ilusión, y sí, ha estado sensible durante todo el embarazo y bastante ahora. PEro es normal, los hombres debemos percibirlo, porque no podemos experimentarlo, y tenemos que ser comprensibles con todo lo que rodea al embarazo, y estar ahí, como actores sencundarios, pero, ¿quién dijo que un actor secundario no puede ser de lujo? Je,je.. muchas gracias, amiga, por tus buenos deseos.

Sergio G.Ros dijo...

Gracias, prima, me alegra que te guste la entrada. Ahora mismo estamos viviendo un momento emocionante, pero solo es el principio, aunque eso tú ya lo sabes por experiencia, ¿verdad? Gracias por estar ahí, besos de tu tocaya.

Begoña dijo...

Me encanta lo que dices del periodo de dudas que uno tiene cuando va a ser padre. Recuerdo todos mis temores sobre si sabría criar a mi primer hijo, y son tal como tú los cuentas.
Reserva un poco de energía para su primer amor, la sensación es la misma. El miedo a si sabrás aconsejarle debidamente, a si será feliz, los problemas que puedan surgir. Y eso aún teniendo en cuenta que ha escogido maravillosamente.
Es como una carrera de obstáculos, en cuanto sales de una etapa entras en otra, solo que siempre te pillan por sorpresa.

Que todo vaya maravillosamente.

Montse dijo...

Sergio, si ahora estas asi, espera a tener a tu hijo en brazos, es lo mejor del mundo, sentiras un amor tan grande que es dificil de explicar con palabras. A tu mujer le deseo una horita muy corta, y tu en el momento estate a su lado, te necesitara mucho. Felicidades papis.

oriafontan dijo...

Más allá de nuestros sentidos (vista principalmente) sabemos que dentro de la barriga se está produciendo algo maravilloso y espectacular. Lo hemos visto en documentales "paso a paso" como el del National Geografic, pero antes, mucho antes lo habíamos intuido.

Mis mejores deseos a los tres.

Javier Pellicer dijo...

Siempre me ha maravillado y estremecido a la vez el proceso del embarazo. ¿Puede haber algo más grande en este mundo que crear vida donde antes no la había? Es como un milagro inexplicable, auténtica magia. Es precioso pero a la vez abruma (agradablemente).
Disfrutad ambos de este momento (luego ya vendrán el cambio de pañales y levantarse de madrugada)...
Enhorabuena.

José Antonio Castro dijo...

Muchísima suerte Sergio, y que todo salga perfecto. Ser padre es algo increíble, y por supuesto, único.
Disfruta de todos y cada uno de estos últimos días de embarazo y acompáñala muuuucho, dale mucha fuerza, mucha mucha fuerza, pues, aunque no te lo diga,( y si sí te lo dice con más razón), son momentos en los que se pasa mucho miedo.
Un abrazo muy grande, a los dos... a los tres.

;-))

Sergio G.Ros dijo...

Apunto tus consejos, Begoña. En verdad que ahora empieza una montaña rusa de sensaciones y emociones; ¡esperemos estar a la altura! Muchas gracias, amiga, un besote!

Gracias, Montse. Sí, ojalá sea una horita corta y todo salga muy bien. Intentaré estar a la altura! ¡BesoS!!

Sergio G.Ros dijo...

Sí, Oriafontan, excelentes documentales los de N.G. Hemos visto algunos, ;) Muchas gracias por tus buenos deseos, amigo. Un abrazo.

Precioso comentario, Javier, gracias por esos deseos. Y sí, ja,ja... luego vendrán otros quehacereces y trabajillos a los que habrá que acostumbrarse. Es el precio de la alegría!! Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias por esos consejos Jose Antonio. Estoy contigo: son momentos de miedo, pero juntos, seguro, que los sacaremos adelante. Un abrazo fuerte, amigo.

Alejandro Castroguer dijo...

Sergio, ya verás como en seguida está el pequeño en casa y todo rueda según lo establecido. Mi pequeña tiene ahora casi 3 meses y fíjate, se lleva con naturalidad.

Ánimo a la madre, y felicidades. Ya tienes otro seguidor.

Proyecto de Escritora dijo...

Espero que todo salga muy bien y muchas felicidades :)

Disfruta mucho de estos momentos!

Besos!!

María Arteaga dijo...

Yo de nuevo.

Ayer las lágrimas de mi alma de madre y amiga hicieron de las suyas y no pude disfrutar del texto que como siempre, es maravilloso.
Yo tenía a mis dos hijas con tan solo 18 años y ahora, todo lo que no viví en conciencia por mi edad prematura me llena de emoción y nostalgia. No tengais miedo, es bonito y único. La dicha de volver a casa los tres, con vuestro hijo en los brazos, será un recuerdo para toda la vida.
Una orden de amiga de verdad ¡Vivir de forma relentizada cada momento que podais!
No se repite. Muchos besicos y mucha suerte de parte de un hada buena, amigos.

María, Isis para quien lo desee :-)

Sergio G.Ros dijo...

Gracias, Alejandro. Sí, ya tenemos un seguidor más en camino; vi la foto de tu pequeña, es muy guapa, y se os ve muy bien juntos! Un beso también para ella.

Gracias, Elena, descuida que los disfrutaremos. Besos, amiga!

Sergio G.Ros dijo...

Gracias de nuevo, María. Tener hijos tan pronto tuvo que ser todo un reto, es normal que te emociones, y además, eres ya de por sí una persona sensible y generosa, ;) PEro no te preocupes, te mantendré informada, murcianica. Ah, y tomo tu consejo! Un besote.

Francisco de Paula dijo...

Muchas, muchas, muchas felicidades.

Y, tranquilo, lo mejor todavía está por llegar (porque ya verás cómo cada día que pasa te sorprende aún más, te encandila aún más, te enamora, por qué no decirlo, aún más).

Un abrazo muy fuerte para los dos.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, Francisco. ¡Tenemos ganas de verlo!
Un abrazo.

Martikka dijo...

Qué hermosa entrada. Tienes ese don de poner de punta el vello, Sergio, aunque eso ya lo sabes.
La cuenta atrás ya está en marcha y ahora comienza otra hacia adelante, con sus incertidumbres y desvelos, pero la felicidad sobrevuela sobre vuestra aventura, así que sólo avísanos cuando ya seamos tíooos!!!!

abrazon mil

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, Martikka, no te preocupes que os avisaré, para que todas las titas y titos respiréis tranquilos. ¡Descuida! Un besote!!!

Cristina Puig dijo...

Sergio enhorabuena,

Es una entrada preciosa. Yo tengo uno que va a cumplir dos años y son bien ciertas tus palabras. Lo de las molestias es normal cuando estás en la fase final, yo tuve ansiedad y acidez y lo pasé fatal pero cuando lo ves se te va todo lo malo. Tener un hijo te cambia, para mi ha sido la mejor experiencia de mi vida. Me alegro muchísimo por vosotros y os deseo lo mejor. Un fuerte abrazo amigo,

Cris

Sergio G.Ros dijo...

Me alegra que te guste, Cristina. Los síntomas que describes también los tiene Marta, pero es algo normal, y es que el peso aumenta, los dolores y los movimientos del bebé se "sienten" más. Esperemos que todo salga bien, seguro que sí. Muchas gracias por tus ánimos y tu comentario. Un besote.

José Antonio López Rastoll dijo...

Hola Sergio,

Disfrútalo al máximo. Sólo sucede una vez en la vida o, como mucho, dos.
Un hijo es como un libro vivo.
Al principio se parece a ti, pero luego acaba pareciéndose a todos los que dejan su huella entre sus páginas.
Un saludo.

Sergio G.Ros dijo...

Qué hermoso comentario, Jose Antonio; trataré de tenerlo presente. Un abrazo y gracias!

Jesús F. dijo...

Enhorabuena, compañero, por esos momentos que vives. A mí me queda esperar hasta Noviembre, y ahora comenzamos a sentir sus movimientos. La verdad es que la primera vez que le ves en una ecografía te cambia la vida.
Un abrazo enorme.

B. Miosi dijo...

Hermosa barriga y hermosa espera. Cuando nazca tu hijo comprenderás a tus padres.

Felicidades, querido amigo,
Blanca

Tessa dijo...

Hola Sergio:
Felicidades a los dos, ser padres es lo mejor que nos puede pasar en la vida.
Mis hijos ya son mayores pero recuerdo ese instante cuando por primera vez lo colocaron en mi pecho, es la mejor sensacion del mundo.
Disfrutad de estos bellos momentos porque por muchos hijos que tengas ese es unico.

Besos a ti y Sra deseando que sea una hora cortita.

Tessa

MiánRos dijo...

Qué bonito, Sergio. Felicidades.

Ahora verás la vida de diferente manera. No hay cosa más hermosa que uno puede llegar a crear.
Abrazos,
Mián Ros

Sergio G.Ros dijo...

Ah! Enhorabuena también a ti, entonces, Jesús, es una gran noticia. Será maravilloso, un abrazo, amigo.

Totalmente de acuerdo, querida Blanca, seré consciente de lo mucho que han hecho mis padres por mí, de lo mucho que los debo, de todo lo maravilloso que han dado para ayudarme.
Un beso enorme.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, TEssa, esa experiencia que describes tiene que ser maravillosa, increíble.. gracias por tu comentario, un besote de parte de los tres ;)

Muchas gracias, MiánRos, desde luego es una sensación hermosísima. Un fuerte abrazo, amigo.

Miguel Monte Real dijo...

Enhorabuena, Sergio.

Tener un hijo es siempre una buena noticia. Para los padres primerizos es un cambio maravilloso que trae aparejada una cascada de consecuencias difíciles de olvidar. Mima mucho a tu mujer. Disfruta de tu hijo.

¡Y que tengas muchos más!!

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, Miguel, por pasarte y por los ánimos. Ah, y también gracias por los buenos deseos.
Un abrazo.

Armando Rodera dijo...

Enhorabuena, Sergio!! Espero que esta última etapa vaya sobre ruedas y en nada tendrás ya a tu niño entre los brazos.

Cuida de tu mujer y disfrutad juntos de ese inovlidable momento.

Un abrazo para los dos.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, querido Armando, no lo dudes: la cuidaré como oro en paño, ¡uff... qué mal lo pasan las pobres! Ahora toca de hacer de contrafuerte de catedral, y ayudar a que todo salga bien.
Un abrazo y muchas gracias por tus buenos deseos.

Arlette dijo...

¡¡¡FELICIDADES!!!... la llegada de un hijo es la verdadera esencia de lo eterno, lo inmortal. Es la fuerza que nos hace poderosos y vulnerables.
Disfruta el momento, pues llegarán otros, pero nunca te harán sentir algo tan increíble como lo que estáis a punto de experimentar.
Un beso.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, Arlette....¡Así lo haremos! Un besote.