domingo, 1 de agosto de 2010

Carta de un escritor novel a Pérez-Reverte

Al igual que muchos de vosotros he leído el artículo de Arturo Pérez Reverte publicado en el XL Semanal, titulado Carta a un joven escritor (I),
En líneas generales me gustó mucho, no obstante hay algunos puntos en los que no estoy de acuerdo. Para explicarlos voy a remitirme al artículo anterior. De hecho, la Carta a un joven escritor empieza así: "Pues sí, joven colega. Chico o chica. Pensaba en ti mientras tecleaba el artículo de la semana pasada."
El artículo al que se refiere es:
CARTAS DE DOBLE FILO.

Y he aquí mi respuesta al mismo:



Carta de un escritor novel a Pérez Reverte:

Estimado coterráneo, soy un escritor novel y aunque sé que no leerá esta carta por falta de tiempo y porque seguramente ni siquiera conocerá este humilde sitio del ciberespacio, me permito el lujo de responderle con la misma esperanza con la que un náufrago tiraría un mensaje en una botella al mar embravecido que rodea su isla desierta.
Vaya por delante que soy admirador suyo, que he leído muchos de sus libros, y que sigo con razonable asiduidad los artículos de Patente de Corso en el XL Semanal. Y no, no se preocupe, que esta carta no terminará como el Rosario de la Aurora, y que, tras ella, volveré a leer sus libros cuando me apetezca porque me gustan sus personajes, me gusta esa melancolía que destilan y esa visión del mundo donde todo está perdido y solo resta vivir tirando para adelante como mejor se pueda. Dicho esto, quisiera comentarle que no creo que usted se encuentre en una atalaya de soberbia, ni que deba convertirse en el salvador de los escritores noveles, y que, por supuesto, sería material y humanamente imposible que pudiera leer todo lo que le envían y no ha solicitado. También vaya por delante que jamás se me ocurriría mandarle uno de mis manuscritos.
Ahora bien, aunque le he dicho que no creo que se encuentre en una atalaya de soberbia, si me gustaría hacerle ver que, quizá, esté viviendo en otro mundo.
Pienso que los despechos de mis colegas noveles a los que alude tan duramente en la carta, son, sencillamente, un rasgo propio de la inmadurez del artista en ciernes, algo parecido al amante joven que cae en las redes del amor por vez primera y lanza fuego por los ojos. Eso no justifica que le insulten, ni que le deseen la peor de las muertes, claro está, pero, señor Reverte, a estas alturas del partido, con tantas cicatrices a cuestas, tantos escenarios de guerra en la chepa… con tanta vida detrás, no debería ponerse así. Yo mismo recuerdo que, hasta hace bien poco, uno de mis manuscritos, recién alumbrados, eran para mí poco menos que un tesoro… cosa santa, vamos. También recuerdo que tomé un berrinche parecido a los que usted alude en el artículo, cuando, al dedicarle uno de mis manuscritos a una amiga, ésta lo tuvo en su casa durante meses sin leerlo. Aquello me causó un estupor del que tardé en recuperarme.
Ahora, me he dado cuenta de que mis escritos no son tan importantes. En ellos he puesto mucho amor, mucho trabajo, horas en vela, esfuerzo, me he dejado un poco de vida, un poco de salud, un poco de juventud… pero no, no son importantes. Creo que el verdadero artista nace de la humildad, y que alcanzar esa humildad es un proceso difícil.
Pero si le decía que usted vive en otro mundo es, sencillamente, porque me gustaría que recordara aquella primera vez en la que siendo mucho más joven terminó una de sus obras, y se pregunte, con la honestidad que le caracteriza, si de verdad no le ayudó nadie, si de verdad nadie le dio un consejo, una indicación, un poco de aliento… ¿Nadie le tendió la mano?
Quizá la cuestión de fondo de su artículo no resida en que los autores noveles se sientan despechados porque usted no los atiende, quizá la cuestión de fondo sea preguntarse por qué tantos de ellos le piden ayuda. Y, ¿sabe lo que es peor de ser un escritor novel en este país ingrato donde vivimos?
Que la mayoría de los noveles son rechazados sin que nadie los haya leído nunca.

Un abrazo.
Sergio G.Ros.

45 comentarios:

María Arteaga dijo...

Hola Sergio.

Como siempre, me quedo maravillada con cada una de tus palabras escritas. Parece que estás sentado en una terracita de Cartagena y le hablas a "Pérez-Reverte" con el alma en la mano. Tienes toda la razón del mundo, seguro que él también ha pasado por todo lo que nosotros pasamos, y seguro, que alguien le dijo alguna palabra de ánimo. Bien por los dos, a ti, por tu carta tan sincera y a él por sus libros maravillosos. Mi favorito, sirvase de paso: "La Piel del Tambor". ME ENCANTA.
Besos y enhorabuena amigo. Feliz domingo.

María

Malube dijo...

Pues sí, primo, yo también le escribiría una carta, y puede que no tan suave como la tuya. Cada uno llevamos nuestra historia a cuestas, y aunque nunca se nos haya ocurrido enviarle un manuscrito al por otra parte admirado Pérez-Reverte, nos sentimos un poco aludidos e injustamente juzgados. Es el problema de generalizar. Como siempre, has estado genial y oportuno, Sergio. ¿Te imaginas que te lo encuentras un día en el puerto de Cartagena y se lo dices de primera mano?
Si aún lo tuviera como amigo en FB (lo borré porque solo salían twits que no entendía), le colgaría tu carta.
y

Lola Mariné dijo...

Sergio, he leido tu carta, correctísima y con una esmerada prosa que no desmerece en absoluto al lado de la del aludido, dicho sea de paso; pero he notado un cierto resquemor, un tono de reproche que me ha llevado a leer el artículo que mencionabas.
Tengo que decir que no he encontrado nada inconveniente ni ofensivo en el artículo de Perez Reverte, en realidad me ha hecho sonreír imaginando su situación.
Uno llega hasta donde llega y el dia tiene 24 horas; imagino que alguien como él, por más que quiera, no dispone del tiempo suficiente para atender a todo el mundo y no por ello hay que dominizarlo.
Comprendo el desencanto de quien se siente desatendido, aunque estarás conmigo en que hay en ello tambien una cierta ingenuidad.
Por otra parte, no digas que tus escritos no son importantes, lo son para tí porque representan la ilusión de tu vida, y lo serán para mucha más gente en el futuro porque un día saldrán a la luz y se valorarán como merecen.
No pierdas tu tiempo en inútiles lamentos y sigue luchando.
FEliz domingo.

José Antonio Castro dijo...

Carta de uno que dice que en Santiago habían muchos recovecos para poder perderse a leer un fragmento del Decamerón con una buena caipiriña entre manos y con la maleta en el hotel a punto de salir pitando… o lo que es lo mismo: carta de un casto hidalgo a su dama imperfecta, la musa borracha (hay que joderse):

Queridos admirados: os tengo que dejar con la palabra en mi boca porque al intentar entender al despechado escritor y al sumiso lector agradecido, me he dado cuenta de que la única diferencia que existe entre la obstinada vergüenza (ajena … al menos eso creo) que percibo en las palabras de algunos colegas escritores (persona que escribe) y la seguridad de otros (al afirmar con rotundidad que las musas literarias es privilegio de pocos afortunados),… la única diferencia decía, se encuentra en el devenir de la propia percepción de la vidorra del escritor… perdón: vida del escritor.
Recuerdo que cuando escribí mi primer poemario, lo recuerdo mucho mejor que la publicación de mis primeras poesías, allá por 1991, recibí una inesperada lección acerca del compañerismo (no ha sido la única). Era el año1988, recopilé unas quince poesías y un par de relatos cortos y mandé que lo encuadernaran en una imprenta de mi pueblo (me costó casi mil pesetas, quedó precioso: cuero en las tapas, papel reciclado, y manuscrito…precioso). Aquella primera autopublicación de un solo ejemplar la hice para ganarme el amor, …o lo que sea… de una novieta del instituto… ¡madre mía cómo me ponía “la Mariló!”… La cuestión es que, no muy seguro de mis dotes literarias decidí enseñarle el manuscrito a mi profesor de literatura, un espécimen rico en cannabis y polen, para que me diera su opinión y de paso me regalara el empujoncito que ansiaba de él: esperaba un “- ¡Vamos hijo!, ¡Qué cosa másssss bonica le has hecho a la Mariló!!! ¡La tendrás a tus pies! “. Lo consideraba un compañero de letras difuminadas (como a él le gustaba llamarse).
La cuestión es que lo único que conseguí de esa inocente petición es que mi manuscrito rulara entre los profesores más “molones” durante una semana entera, riéndose todos a mi costa y con la burla y mofa constante hacia la pobre Mariló… de todo eso me enteré poco tiempo después por culpa de uno de los ataques de “moscatel” de dicho profe molón…
Una cosa aprendí de todo aquello, los mejores críticos no siempre son los más doctos, sino los más sinceros y honestos; por ello, desde entonces, siempre procuro lanzar mis súplicas a las personas que realmente van a mirar mis obras con la suficiente modestia y la dosis justa de cariño.
Es inevitable encontrarse a gente que nos saque de quicio, pero es totalmente inexcusable generalizar de una manera tan ¿¿ corsa??...

Un abrazo a todos.

José Antonio Castro

Tessa dijo...

Hola Sergio:

Despues de leer el escrito del escritor Perez-Reverte, por unos momentos me he puesto en su piel y comprendo que no se pueda dedicar a contestar a todos sus admiradores que le piden consejo. Todos los que nos gusta escribir me imagino que primero nos movemos por el placer de escribir.

Eres una de las primeras personas que me acogio cuando abri el blog y de cuales no dejo de aprender.
Sergio vales mucho como escritor, todas tus entradas son muy coherentes e interesantes, solo que aún no ha llegado el momento para que algun editor se haya dado cuenta de todo tu talento.

Admiro a Sergio por sus sinceras palabras y a Pérez-Reverte por sus libros, este verano me he comprado "El Asedio".

P.D. Yo aún no he presetado nada en niguna editorial, solo he participado en concursos de los cuales me han otorgado premios, mis poesias ha sido adquiridas por particulares, de los cual me siento muy orgullosa.

Un fuerte abrazo.
Tessa

Sergio G.Ros dijo...

Hola, María, gracias por tus palabras. "La piel del tambor" me pareció sumamente entretenido, pero a mí me gusta especialmente "El maestro de esgrima". No me veo yo en una terracita con el señor Reverte, pero vamos, por imaginar que no quede, ¿eh? Un besito para ti y los tuyos, amiga.

Sergio G.Ros dijo...

Gracias, Malube. Pues sí, aunque admire mucho al señor Reverte, creo que ha perdido un poco la perspectiva de los noveles. No podemos meter a todos en el mismo saco, porque somos muchos que le ponemos dedicación sincera, trabajo, ganas y un montón de cosas más a esto de escribir. Con eso no quiero decir que yo sea tan bueno que merezca publicar, quizá me quede mucho para eso. Solo digo que ni siquiera te dan oportunidades para demostrarlo.
Un besote, amiga y gracias por comentar.

Sergio G.Ros dijo...

Gracias, Lola, me alegra mucho que te haya gustado la carta. Si te soy sincero la escribí tal cual, vamos que tampoco me he esmerado mucho en revisarla ni en retocarla. Es cierto que mi carta destila un resquemor, pero no hacia el señor REverte, en realidad es una queja porque me parece muy injusto que siempre se eche la culpa de que no se llegue a publicar a los autores noveles. Es cierto que hacen falta muchas cosas para publicar, pero también que, ahora mismo, apenas hay oportunidades. Por tanto, parte de esa "culpa" o responsabilidad, o como queramos llamarlo debe caer en el otro lado. No basta con decir: tenéis que esforzaros por ser mejores, autores noveles, habría que añadir: nosotros, agentes y editores, somos incapaces de abosrber todo lo que nos llega, somos incapaces de distinguir a los buenos y a los malos, a los regulares o a los que, con un poco de ayuda, podrían publicar algo medio decente.
En resumen, quería responderle al señor Reverte que, aunque lo admiro mucho, ha perdido un poco la perspectiva de lo que realmente está pasando. El paso de las Termópilas para publicar es más estrecho que nunca.
Un beso, amiga, ya queda menos para ver tu novela en las librerías, je,je..

Sergio G.Ros dijo...

Ja,ja.. vaya respuesta la tuya, Jose Antonio, sin duda una experiencia única y muy divertida, cruel también por qué negarlo.
Creo que en suma, es fácil, llegado a escritor bestseller, perder la perspectiva de los que están empezando... de los que no tienen fácil llegar a que los lean, a que les den una opinión objetiva y profesional. Pero opino, como tú, que no debería generalizarse tanto, porque a río revuelto ganancia de mediocres.
En fin, gracias por tu comentario, amigo, un placer leerte.

Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Hola Tessa, muchas gracias por tus amables palabras. Para mí también ha sido un placer conocerte.
Sé que aún no ha llegado mi momento, amiga, no creas que por lo que digo me lamente por eso, me lamento por lo ingrata de la situación, por la escasez de oportunidades, y por los comentarios algo alegres que generalizan y echan toda la culpa a los que tratamos de hacernos un hueco.
Mucho ánimo también para ti, ya verás como llegas lejos.
Besos.

Begoña dijo...

En la carta de Pérez Reverte solo leí experiencia, la de un hombre que sabe lo casi imposible de un mundo editorial. Alguien que sabe lo crudo del recorrido y la criba anterior a la publicación de cualquier libro de los que aparecen a la compra en cualquier estantería.
No leo maldad, o crueldad, solo verdad. Y agradezco todas sus palabras porque todas me parecen valiosos consejos.
Saludos a todos

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Begoña, gracias por tu comentario y por visitar El alma impresa. Cada uno tiene percepciones distintas y eso es bueno. Aunque me gustaría volver a recordar que en general todos sus consejos me gustaron bastante. Son buenos consejos para un escritor y sin duda, yo debo ser el primero en seguirlos. Ahora bien, se obvia, en mi opinión, una parte de la realidad actual, que impide que muchos escritores noveles puedan hacerse un hueco. Si lees mi respuesta de nuevo, verás que al final le digo a Reverte que quizá la cuestión no estribe en que los autores noveles no sepan encajar su falta de atención hacia ellos (partiendo de que sería imposible que una sola persona pudiera atenderlos por falta de tiempo), la cuestión, en mi opinión, estriba en por qué tanta gente le pide ayuda. Yo creo que se debe a que hoy en día, a los autores noveles apenas les hace caso nadie, casi no se dan oportunidades, ni indicaciones objetivas, y que mucho menos se los lee, o si se hace es sólo en contadas ocasiones.
Y es ahí donde invito a autores como Reverte a pensar en aquel autor que fue hace muchos años, al que dieron una oportunidad.
Ah, Begoña, y no trato de convencerte ni nada, son solo opiniones. PAra gustos los colores!!Je,je.. Un beso y gracias por pasarte.
SErgio.

Blas Malo Poyatos dijo...

Pues sí, Sergio, en éste el Año de la Crisis parece que es más dificil que nunca llamar la atención de agencias y editoriales. Lo curioso es que las ventas han descendido un 10% (eso dicen), pero creo que las aceptaciones se han reducido mucho más.

Paciencia, trabajo constante, exigencia... todo eso ya lo sabemos, ¡qué hay nuevo que tú no sepas!. Me temo que sólo queda resignarse a que éste es un Anno Horribilis para los noveles, y a seguir escribiendo mientras termina de pasar. Bueno, yo no me puedo quejar. Viendo el panorama, me pregunto si mi caso es un espejismo o un puro milagro.

Un abrazo

Sergio G.Ros dijo...

Sí, Blas, parece que este es un año fatal para intentar buscar un hueco, y también parece que se confirma el descenso de ventas, lo cual, no es nada bueno para los noveles. PEro si tú has conseguido publicar es por méritos propios, y, además, merece la pena ensalzarlo porque demuestra lo bueno que tienes que ser amigo; lo cortés no quita lo valiente.
Un fuerte abrazo, ;)

Anónimo dijo...

He leído atento la carta de Pérez-Reverte, la tuya a él y todos los comentarios...

Para empezar te diría que ya opino un poco bajo una mala percepción sobre Reverte, me cae muy mal el pobre hombre,... pero intentaré ser lo más objetiva posible:

Entiendo que deba estar hasta las narices de todos los escritores y escritoras que le pidan opinion, y entiendo que la reacción suya pueda ser de lo más normal ante una avalancha de manuscritos etc, pero él que presume tanto de tanta palabra , podría utilizarlas mejor y salir airoso de tantos comentarios, npo sé, con hacer un email tipo como el de las editoriales que diga algo así como que no se aceptan manuscritos no solicitads, le podría valer...
Con respecto a tu carta, chapó, me ha encantado, has sido lo suficientemente sutil para no parecer grosero ni malsonante, pero tienes la acidez justa para tocar un poc la fibra sensible.

COn respecto a los comentarios solo mencionarte , que me parece genial, el de Jose antonio Castro, jaaaajajaaajaaa, un comentario muyyy inteligente donde dice muchisimo y de manera muy divertida.

Y termino con respecto a tu blog, me parece un blog muy muy ameno, y muy muy interesante. Yo no me considero escritora, pero mis pinitos he hecho en esto, y puedo decirte que muchas de las cosas que describes en él las he sentido yo tambien.

Besos y enhorabuena. Que pases un buen lunes.

Lourdes - Cartagena (Murcia)

Antonia J. Corrales dijo...

Buenísimo, Sergio. Certero, real, y humilde.
y sí, la humildad es la virtud de los genios.En realidad, publicar y vender sólo quiere decir eso: publicar y vender.
No implica nada más :)

Begoña dijo...

En el tiempo que llevo reuniendo información sobre la publicación, editores y escritores publicados me han venido a decir más o menos lo que Pérez Reverte.
Y un apunte, solo hay que mirar en los blog la de gente que quiere publicar y que escribe "libros".
Y no solo eso, hay que mirar la de gente que tiene blog tan interesantes y bien escritos que cualquier escritor que publique. Y si los lees enteros jamás dicen que escriban o que quieran escribir o publicar.
En cualquier primavera de cualquier campo hay millones de margaritas silvestres que te llevarías a casa, pero ¿cual de entre todas ella escogerías si solo pudieses escoger una?
Creo que ese es el verdadero motivo de que la cosa esté tan mal. Los editores no lo tienen nada fácil ya que la margarita ha de ser la preferida de un mundo entero.
Es así más o menos como lo veo. Y todo lo veo muy raro, no hay más que darse una vuelta por mi blog para saberlo :)
Saludos

Paco dijo...

Reverte es un repelente engreçido, y hablo con conocimeinto de causa.

Felisa Moreno dijo...

Me ha gustado mucho tu carta, creo que está escrita con sutileza, que no es nada ofensiva.
Y otra cosa que le diría a Reverte, hay escritores reconocidos y best seller que sí se prestan a leer a autores noveles, y lo digo por experiencia propia. Entiendo que no pueda con todos, pero quizás, a veces, si se detuviera un poco podría encontrar buena literatura, mucho mejor que la que él hace. Quizás eso le de miedo.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, Lourdes, anima un montón que pienses eso del blog, je,je.. Respecto a Pérez REverte, pues sí, seguro que hay otras formas de ser más sutiles por su parte. Yo también entiendo que esté cansado de tanta gente pidiéndole ayuda, pero sigo pensando que el quid de la cuestión y hacia donde podría haber enfocado su artículo es a pensar por qué tanta gente le pide esa ayuda. Quizá porque esa gente esté desatendida, quizá porque nadie le hace caso.
Pero bueno, no nos vamos a rasgar las vestiduras por eso, que hay mejores cosas que hacer, ¿verdad?
Lo dicho: un millón de gracias por tus palabras y muchos besos.
Sergio.

Sergio G.Ros dijo...

Joer, gracias, Antonia por pasarte y por tus palabras. ME ha encantado tu frase, y creo que es muy cierta. Hace tiempo que leí a un gran escritor que hablaba sobre eso (muchos lo han hecho), sobre que el verdadero proceso de escribir acaba con el punto final y todo lo demás son pamplinas, que no tienen que ver con la escritura.
Y sí, trataremos de cultivar la humildad, que nos queda mucho, muchísimo para mejorar.

Un besote, amiga.

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Begoña. Me alegra que hayas vuelto! Joer, esa frase tuya me ha gustado, chica: "..la margarita ha de ser la preferida de un mundo entero." Es muy buena. Sí, tienes razón en mucho de lo que dices amiga (si me permites llamarte así): hay un montón de gente intentado publicar (yo mismo, je,je...), y esa gran cantidad de oferta no se corresponde, en principio, con la demanda. Últimamente parece que a todo el mundo le ha dado por escribir... esperemos que esta fiebre se pase, joer... aunque ¡yo quiero seguir enfermo!
Oye, a ver, si me paso por tu blog:
http://dasdelluvia.blogspot.com/
Y en cuanto tenga un ratito lo agrego a mi lista de El alma impresa.
Besos.

Sergio G.Ros dijo...

Humm...Paco, pues no conozco a Pérez Reverte en persona y no puedo opinar sobre cómo es. Aunque hace tiempo aprendí a distinguir entre el ser humano y el escritor. Hay gente que te puede caer muy mal y luego escribir de p. madre... o viceversa, ¿no crees? Un saludo.

Jordi M.Novas dijo...

Reverte tiene algo que me agota, que me hace pensar en él como algo pasado de moda, trasnochado, como si el hombre fuera incapaz de ponerse al día de algún modo. En cualquier caso, siempre mejor sus artículos que sus libros..

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Felisa! Bueno, estoy contigo, amiga. De acuerdo que es imposible leerlos a todos, pero, leñe, porque lea a uno de cuando en cuando no le va a pasar nada, e incluso, a lo mejor, descubre a alguien bueno que merece una oportunidad, ¿no? Je,je.. un placer tenerte por aquí, Felisa. Un besote.

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Jordi... Sí, en ese sentido, sus personajes siempre siguen direcciones parecidas, o tienen formas de vivir la vida, por decirlo de algún modo, pero a mí, hasta el momento me gusta, aunque debo decir que hace tiempo que no leo algo suyo. Salvo los artículos, claro. Gracias por comentar y por pasarte, un abrazo.

Begoña dijo...

Sin ánimo de ser pesada, que lo soy y mucho, apunto algo que me parece fundamental Pérez Reverte fue corresponsal de guerra durante 21 años. Nunca leí un libro suyo, la verdad, y artículos creo que tampoco, pero indagaré.
El comentario de Jordi M.Novas me ha llamado mucho la atención, porque creo que todo lo que él expone puede ser consecuencia de esos 21 años viendo de cerca el mayor horror. Creo que a cualquier persona en el mundo después de esa experiencia le cambiaría la perspectiva en la lista de prioridades. ¿No os parece?
Saludos

Armando Rodera dijo...

Yo también leí el artículo previo a esta primera carta al escritor novel, Sergio. Ya conocemos la sutileza del señor Reverte en algunos asuntos (he leído artículos crueles metiendose con mujeres, familias, niños, emigrantes, políticos, etc, no suele dejar títere con cabeza), así que la primera carta me encantó y por eso la compartí también en facebook. La segunda no me ha gustado tanto, pero sigue estando bien.

Tu punto de vista lo entiendo perfectamente y lo comparto. Imagino que para alguien como Reverte es muy difícil atender a tanto compromiso y demás, pero siempre se puede tener una palabra amble. Hay otros escritores buenísimos que te intentan ayudar en lo que pueden sin pedir nada a cambio, pero no todos tienen que ser iguales.

Y es cierto que hay muchísimos escritores noveles, que las agencias y editoriales están desbordadas, pero como bien dices, sólo pedimos una oportunidad. Es difícil, sí, pero por lo menos que nos lean y luego opinen.

Gracias por hacernos reflexionar sobre este tema tan candente para nosotros.

Un abrazo.

oriafontan dijo...

La conclusión que saco de las palabras del afamado escrito es:

"nunca pidas consejo" -lo dice el mismo- pero añado lo que en realidad quiere decir.

"nunca pidas consejo, sobretodo a mí"

Soy lector no escritor pero le doy un consejo: que no destroce los libros de Galdós como hizo con Trafalgar.

Así que yo muy obediente no le pido consejos se los doy.

Patrick Ericson dijo...

Hola, Sergio:

Me han resultado muy sugerentes tus palabras, pronunciadas siempre desde el respeto. Pero claro, con la Iglesia hemos topado. Estamos hablando de un escritor que lo tiene todo menos humildad. Ciertamente es un artista de la palabra, de pies a cabeza, pero como persona, como hombre que pone en práctica sus sentimientos, me parece que todavía no ha aprendido el auténtico significado de escribir. Escribir es airear los sentimientos desde la humildad. "Humildad", esa es la clave de todo buen escritor.
Como bien has dicho, todos (incluso él) hemos tenido un comienzo, un duro inicio donde la soledad era nuestra única compañera. Todos hemos deseado escuchar un pequeño elogio de nuestros escritos, aunque fuese pequeñito... y creo que todos habremos recibido ayuda alguna vez en la vida.
Nos gusta escribir. Escribimos no sólo para combatir el aburrimiento, que sería darle a nuestra vida y a ese proyecto de escribir una dimensión distinta, sino porque lo sentimos de un modo visceral e inmanente. Hay vocaciones tardías. Vocaciones que han estado larvadas y que, de pronto, un día irrumpen, se desarrollan vorazmente aun a costa de saltar de un modo violento sobre los convencionalismos.
Deste aquí te digo (a ti y a todos los escritores nóveles): "Airea tu inquietud. Aquí, en la escritura, sí que puedes volcarte sin temor a equívocas interpretaciones. Pero el camino es duro, muy duro y agrio. Nos dejamos la piel, la sangre, todo lo que más queremos, en ciegos jalones. Lo que importa es dar el mensaje".

¿Te atreves?

Estoy seguro de que sí, de que seguirás luchando hasta alcanzar esa meta que, aunque se divisa a lo lejos, sin embargo está cada vez más cerca.

Un abrazo, querido amigo.

Patrick

Sergio G.Ros dijo...

Claro, Begoña, sin duda la experiencia como reportero de guerra tuvo que marcarlo, y mucho. Pérez Reverte alude a menudo a esa experiencia en artículos, y supongo que también le ha valido para dejarla plasmada en libros como Territorio Comanche, que por cierto, no he leído. Respecto al comentario de Jordi, ya di mi opinión. Creo que cada autor tiene, aunque no lo quiera, su propio sello. Como dije, me gustó El maestro de esgrima, ;). Tiene muchos otros, pero yo destacaría ese. Un abrazo, ah, y no eres pesada.

Sergio G.Ros dijo...

Claro, Armando. Ya comenté que me gustó esa carta al escritor novel, y considero que muchos de esos comentarios son muy buenos ;) Como dije, lo que no me gusta es ese "poso" que queda en su mensaje, un poco rancio, que afecta, en mi opinión, al resto de la carta, y que parte de CARTAS de doble filo. Obviamente, entiendo que esté hasta el moño de que la gente le pida consejos, y entiendo de que le es imposible leer todo lo que le mandan, pero ¿no es ese un signo de que la gente lo admira?, ¿no es hermoso que muchos autores noveles le pidan consejo? Y, ¿por qué no se pregunta en ningún momento por qué demonios tantos noveles quieren que los lea, que les dé su opinión? Quizá porque, precisamente, quienes debieran darles una opinión, un informe, una negativa fundamentada y coherente no la estén dando. Quizá porque los autores noveles están siendo olvidados, en España, día tras día. Porque si es abrumadora la cantidad de autores noveles que hay ahora, también lo es el mercado potencial al que Reverte alude en su carta: 450 millones de personas, ¿acaso no es un mercado gigantesco y lo suficientemente grande como para los autores noveles y los ya consagrados? ¿O es que fallan los filtros, fallan las empresas? ¿Falla, en suma, la red editorial?
Un abrazo, amigo,

Sergio G.Ros dijo...

Ja,ja.. Oriafontan eres incorregible! Pues sí, sutilmente, a mí me pareció que el señor Reverte nos decía eso desde su Olimpo, :) Muy bien resumido.
Respecto a las novelas de Galdós una cosa es clara: que no pueden vendernos sus nuevas novelas como maravillosas creaciones literarias, cuando, literariamente hablando, en castellano, tenemos a Galdós.
Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Joer, Patrick, qué maravilla de alegato nos has dejado. Está para enmarcar.
Poco puedo añadir, salvo: muchas gracias, amigo.
Un abrazo.

Javier Pellicer dijo...

Gran y amena tertulia la que has logrado con esta entrada, Sergio. Has dado en el clavo.
Por partes. Antes que nada debo decir que admiro profundamente a Pérez-Reverte como escritor, y aún más como corresponsal de guerra. Me parece que alguien que se ha jugado la vida durante tanto tiempo para traernos la realidad de ese mundo atroz que hay más allá de nuestra vida cotidiana merece todos los respetos.

Ahora bien, yo también he detectado cierto "retintín" en su artículo. Una vez más, demuestra maestría con las letras al decir, sin decir: ¡no me mandéis más manuscritos, leñe! Está en su derecho de estar harto del aluvión de manuscritos que le llegarán, pero igualmente creo la solución es mucho más sencilla que un artículo ácido y polémico: según le lleguen, que tire los manuscritos a la basura. Insisto, está en su derecho. Yo abogo por que los escritores (profesionales o no) nos ayudemos unos con otros, pero si el hombre está agobiado está en su derecho de pasar de todo.
¿Que estaría bien una demostración palpable de humildad? Pues sí. Pero no nos engañemos, aunque Pérez-Reverte es un crack como escritor, sus inicios no son exactamente los mismos que los nuestros, oh pobres escritorcillos mundanos. Él tenía contactos, influencias, lógicas, al ser un periodista de renombre. Su rostro estaba en la televisión cada día; era el paradigma del reportero que se juega la vida (y realmente era así, bravo por él); un héroe moderno, me atrevería a decir. Eso vende, eso atrae a cualquier editorial. Eso abre muchas puertas. Quizás por eso el buen hombre haya vivido un despertar en la literatura profesional muy distinto al nuestro, que tenemos que mandar mil manuscritos y recibir otros tantos rechazos, concursar en certámenes que nos cuestan una pasta al tener que imprimir nuestros manuscritos (para que luego estén amañados, muchos de ellos), y patearnos las ferias del libro para conocer a otros tantos editores.
Pero es lo que hay. Es la realidad editorial. No olvidemos que en el fondo se trata de un negocio, y las editoriales buscan asegurarse el beneficio. Y en ese afán por no perder, dejan de ganar al obviar escritores jóvenes con mejores historias que otros consagrados. Que no es el caso de Pérez-Reverte, un escritor para mí magristral.

Demasiado me he enrollado. Un saludo, Sergio.

aniki dijo...

Te aplaudo porque no encuentro palabras. Tu carta debería leerla, además del Sr. Reverte, otras muchas cabezas pensantes de este ilustre país que aún vive anclado en el brillo del pasado. ¿Cuándo entenderán que mientras tratan de alcanzar la luna no ven las flores que nacen a sus pies?.
Te admiro por tu humildad, y también por tu bella e inteligente escritura.

Besos.

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Javier! Pues sí, al final ha quedado una tertulia la mar de amena, la verdad, con opiniones para todos los gustos.
Suscribo tu comentario, amigo, estoy totalmente de acuerdo en que Perez Reverte merece el mayor de los respetos por su pasado como reportero de guerra. También que esa "experiencia" le ha dejado una impresión de primera mano sobre la vida, mucho más intensa, que la que podamos tener, en principio, el resto de nosotros. Como escritor hay muchos libros suyos que me gustan, y sobre todo, algunos de sus personajes.
Ahora bien, aunque algunas amigas y amigos dicen no ver ningún rintintín en sus cartas, yo, al igual que tú, sí lo veo, je,je... Pero has expuesto muy bien, Javier, que los inicios en la literatura o en el mundo editorial de Pérez Reverte fueron muy diferentes a los nuestros, por su propio entorno profesional. Ahí es donde entra el comentario de mi carta sobre que, quizá, viva en "otro mundo".
Traté de ser sutil, amigo.
Un abrazo y me encanta que os enrolleis porque es un placer leeros.

Sergio G.Ros dijo...

Joer, Aniki, muchas gracias... ¿Te imaginas que Pérez Reverte lee la carta? Je,je.. No creo que lo haga, debe estar superliado... Pero en fin, me quedo con tus palabras de ánimo que son una inyección de moral, amiga.
Oye, anoto tu blog, a ver si puedo pasarme. Un beso.

Arlette dijo...

Cuando leí el artículo en su día, reconozco que me invadió la ira, porque para llegar hasta donde ha llegado él, un día estuvo donde estamos nosotros.
Muy buenas réplicas, acertadas, respetuosas, espero de todo corazón que se pase por aquí y las lea. Seguro que aprende algo tan importante como la EMPATÍA...
Un beso Sergio.

RECOMENZAR dijo...

Me gusta como escribes tienen sabor tus letras

Sergio G.Ros dijo...

Pues es curioso, Arlette, como se ha podido observar en la tertulia hay opiniones dispares sobre la percepción del artículo. Unos detectamos cierto ritintín por parte de Reverte hacia los noveles, y otros no ven eso. De cualquier forma ha sido un debate muy ameno. Muchas gracias por tu comentario, amiga. Un beso.

Sergio G.Ros dijo...

JE,je.. Pues muchas gracias, Recomenzar. Bonito cumplido, ;)

Paco Gómez Escribano dijo...

Leí el artículo de Reverte y me pareció buenísimo, ero eso es porque soy muy partidario de Reverte. Ahora bien, después de leer tu contestación, creo que a partir de ahora seré también muy partidario tuyo. Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Ja,ja.. pues muchas gracias, Paco, me ha encantado tu comentario. Un abrazo y pásate cuando quieras!

B. Miosi dijo...

¡Buena la has liado!, ahora lo único que falta es que Reverte te deje un mensaje: Sergio, envíame tu manuscrito que lo leeré y te daré mi opinión.

¿Qué harías?

Espero que ocurra, bueno, soñar no cuesta nada.

Besos!
Blanca