miércoles, 26 de diciembre de 2012

Adiós 2012, fue duro conocerte.



2012 ha sido un año complicado. Un año jodido para mucha gente. También ha sido un año difícil para mí.

He tenido que volver a la universidad, compaginando los estudios con un nuevo puesto de trabajo y mi paternidad primeriza, y he percibido el desasosiego que produce la sombra de la madurez, donde las primeras grietas en la salud me han hecho meditar.

Lo que más me ha dolido ha sido no poder pasar todo el tiempo que hubiera querido con mi hijo, con mi esposa, con mis padres. Todo ello ha resquebrajado un poco mi espíritu.

Por supuesto, no he podido escribir, ni una sola frase, y leído a duras penas unos cuantos libros.

Pero 2012 también me ha valido para conocer mis propios límites... y sobrepasarlos a base de esfuerzo, luchando contra mis debilidades y flaquezas.

Ahora, cuando me queda poco para concluir el reto de la universidad, echo la vista atrás y reflexiono sobre mi lado literario, esa parte de mí que, salvo mi familia y media docena de amigos, nadie conoce (claro, sin contaros a vosotros).

Por otro lado, este año de silencio bloguero y cibernético me ha abierto los ojos hacia algunas cosas. Por ejemplo, me he dado cuenta que los que creía mis amigos cibernautas me han dado la espalda, han repudiado mis novelas. Sinceramente, aunque no soy un niño y creo conocer el mundo que nos rodea, esta actitud me ha conmocionado. Mis cuatro novelas -la primera la publiqué en Amazon a finales de 2011- no han tenido ni una sola entrada, ni una reseña, ni una entrevista en los blogs y páginas de los que creía mis amigos cibernautas, gente a la que promocioné con mucho cariño en este mismo blog y en páginas literarias. Y para que quede claro: no quiero decir con ello que las opiniones sobre mis novelas tuvieran que ser positivas.

He llegado a la conclusión de que quizá para ellos, no soy suficientemente bueno como escritor o que, dado que ninguna editorial ha respaldado mi obra, y sólo he podido publicarla en Amazon, no doy la altura a su estatus. Lo único cierto es que mis novelas en su mundo no existen, así que creo que para ser consecuente debo renunciar a todo tipo de grupos y generaciones como la kindle, o la que yo mismo creé (Generación del XXI).

Pienso que uno debe ser fiel a sí mismo, a su estilo, a su forma de escribir y de sentir. Por eso, el silencio literario y cibernético me ha ayudado comprender lo mucho que amo mis libros, lo mucho que quiero a mis personajes, lo hermoso que fue crearlos y estar con ellos mientras se desarrollaban. Sólo por ellos merece la pena escribir.

Y, para no ponerme tan melodramático, también quisiera decir que 2012 ha supuesto un punto de inflexión maravilloso en ciertos sentidos, personas a la que no conocía de nada se han interesado por mis obras. La mayoría de esas personas han sido chicas que regentan blogs y páginas webs, algunas muy populares, que han tenido la amabilidad de organizar lecturas conjuntas y reseñar mis novelas. A todas ellas les doy las gracias de corazón.

2012 fue el año sin duda de mi novela más ligera y fresca: El ladrón de compresas, una novelita que es más una sátira del mundo policíaco que una novela negra al uso, pero que tiene mucha acción y suspense.

También, poco a poco, empiezan a despertar interés mis otras obras.

Por eso, cierro este post con la última reseña publicada sobre Transmutación, mi novela más ambiciosa hasta la fecha. La reseña la ha realizado Margari, del blog Mis lecturas y más cositas. Es una reseña estupenda.


Y nada más, sólo me resta desearos lo mejor para este nuevo año 2013.

Un abrazo,

Sergio G.Ros

Este es mi perfil en Amazon donde pueden encontrarse todas mis novelas (en digital y en papel):
http://www.amazon.es/s/ref=sr_gnr_aps?rh=i%3Aaps%2Ck%3Asergio+g.ros&keywords=sergio+g.ros&ie=UTF8&qid=1356478421

32 comentarios:

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio. 2012 nos ha desgastado a muchos, yo entre ellos. La incertidumbre laboral y los temas personales, y la angustia de la crisis... Por todo internet noto una caída importante de visitantes y de interacciones. Numerosos blogs que gustaba visitar han caído en el limbo, congelados. Otros se han convertido en carcasas de lo que fueron. En foros literarios donde la actividad era frenética ahora corren matojos inquietantes de soledad. Y sin embargo, creo que en 2013 miraremos con añoranza hacia el 2012 que ya casi no es.

Es como si una niebla de tristeza lo impregnara todo. Leer, escribir... es una evasión necesaria.

Begoña dijo...

Sergio, quizá es ahora cuando estás justo en la línea de salida. Quizá es ahora cuando todo puede comenzar.
Me gusta pensar que es así =)
Feliz 2013

Beren dijo...

No sé cómo habrá sido este año, pero te aseguro que empezar junto a un ser, cuidar de él, conformarle como persona, responsabilizarte en resumidas cuentas...es lo que tienes que recordar. Solo con eso, vale la pena y todo se compensa.
Lo demás, vendrá rodado.
Un saludo y mucho ánimo. Mi primer deseo antes de que finalice el año te lo envío entre estas letras.Suerte

Lola Mariné dijo...

Creo que éste ha sido un año dificil para todos.
Todos hemos tenido que trabajar duro y diversificarnos para estar presentes en todas partes empleando tiempo y esfuerzo.
No creo que haya que reprochar nada a nadie, cada quien sabe lo que quiere y puede hacer.
En esas generaciones de las que no te sientes parte, impera una cierta reciprocidad, y funciona. Es así.
Suerte en el nuevo año.

Margari dijo...

Espero que este año sea mucho mejor. Que el 2012 ha sido un año para olvidar para muchos. Así que no te desanimes y sigue luchando por tus novelas. Que si no se tiene un buen padrino, no queda otra. Pero seguro que vas a encontrar recompensa pronto.
Besotes y un feliz 2013!

Patricia O. (Patokata) dijo...

Hola, Sergio!!
Como dice el resto de los compañeros comentaristas el 2012 ha sido un año extraño, con situaciones intensas y que nos han movilizado internamente. Te deseo de corazón que te recuperes pronto, y que no bajes los brazos. Para mí eres un muy buen escritor y estoy contenta de haber leído casi todas tus obras y que me dieras la oportunidad de reseñar casi todas.
Dicen que el 2013 es el inicio de una nueva era, de muchos cambios favorables.
Te deseo lo mejor para tí y tu familia, y mucha inspiración para seguir creando!!

FELICES FIESTAS!!

Escalpelo Literario dijo...

Este año ha sido terrible para mi también, porque también he tenido que hacer frente estos últimos meses a problemas de salud y a la pérdida de un ser querido. Por eso estoy deseando que acabe este año funesto, y tengo el deseo, no se si tanto la esperanza, de que el 2013 sea algo mejor.

Me entristece mucho leer lo que dices sobre tu obra, que le han dado la espalda, o que puede que no valgas por que ninguna editorial te ha respaldado. Esto que voy a repetirte ahora ya lo he dicho muchas veces, es absolutamente injusto que un escritor de tu talla no tenga a una editorial respaldándole pero el mundo editorial es así de absurdo. La nefasta trilogía erótica de las sombras de Grey arrasa, Dios sabrá porqué, mientras que maravillosos libros como los tuyos son ignorados. Es un asco que suceda esto, pero por favor no pierdas la esperanza. Para mi has sido una de las grandes sorpresas literarias del 2012 y eso no lo cambia nada.

Crucemos los dedos, para que el año que llega sea más favorable y tengas toda la suerte que te mereces, para que más gente pueda disfrutar de tus libros. He recomendado tus libros a algunos amigos y a todos les han gustado y han estado de acuerdo en lo buen escritor que eres. Solo hace falta que algún estúpido burócrata editorial se percate de ello.

Besos y Feliz 2013

Sergio G.Ros dijo...

Es cierto que muchos blogs y páginas literarias han quedado desiertas o estáticas, Blas, pero yo he descubierto con sorpresa muchas otras donde hay verdadera pasión lectora, y que, me han dejado boquiabierto. Ojalá tu predicción sobre el 2013 no se cumpla, ;)

Sergio G.Ros dijo...

Brindo por eso Bego, esperemos que sea así, gracias por pasarte, un beso.

Sergio G.Ros dijo...

Igualmente, Beren, te deseo lo mejor y estoy de acuerdo contigo: un niño pequeño es la esencia de la vida, la esperanza y te cargas las pilas. Es maravilloso. Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Lola, lo que he expuesto en la entrada es el reflejo de un sentimiento pero, además, es algo objetivo: ni una entrada, ni una reseña, ni una entrevista de las personas a las que con tanto cariño dediqué mucho tiempo. ¿Un reproche? Bueno, es más una conmoción, y, la verdad, no lo termino de comprender, no alcanzo a entender por qué.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias, Margari. JE, je... si los padrinos eran importantes antes, ahora, con la que está cayendo, son casi indispensables.. o no, quién sabe. Un besote y mil gracias por pasarte.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias Patricia, para mí ha sido un honor y un placer que leyeras y reseñaras mis novelas. Te estoy muy agradecido, formas parte de ese grupo de gente a la que no conocía y que me ha sorprendido por su amor desinteresado por la lectura, y por ayudar a los escritores que empiezan como yo.
Mil gracias por todo, te deseo igualmente lo mejor para ti y tu familia. Un besote.

Sergio G.Ros dijo...

Bufff... gracias por tu comentario, Escalpelo, subes un montón la moral. Sí, lo has dicho muchas veces.. Todavía guardo en la retina tu maravillosa reseña de Transmutación, no sólo porque dijeras cosas tan bonitas sobre mi forma de escribir, si no por lo profesional y minuciosa que me pareció.
Creo que es la mejor reseña que me han hecho nunca.
TE doy muchas gracias por esa confianza en mí, y de veras, que supones un hálito de confianza que no tiene precio y que agradezco de corazón.
TE deseo que en este 2013 recuperes esa salud (qué importante la salud, y cuánto la valoramos cuando nos falta, ¿verdad?) y que esa huella del ser querido pase de dolor a nostalgia, que creo, sin duda, es junto con el amor la mayor de las fuerzas del universo.
Un besote,
Sergio.

María dijo...

Hola Sergio.

Este año ha pasado factura para todos, claro, como siempre para unos más que para otros. Tú has leído algo, yo menos. Tú tienes trabajo, yo me quedaré sin él en unos días. Mi madre a la que adoro, me resta uno de cada tres días. En fin, piden mucho de mí y recibo poco, pero estoy acostumbrada.

Como se rumorea...Mal de muchos, consuelo de pocos.

Tres besos y que el año que llega sea mejor que el pasado.

María.

Sergio G.Ros dijo...

Siento escuchar esas malas noticias tuyas, María. Es cierto que, cuando uno expone los malos momentos siempre hay alguien que lo están pasando aún peor. Es ley de vida. No quiero que suene a frívolo. Simplemente, expuse en el post mi situación.
Siento que tú lo estés pasando tan mal. Un besote y mis mejores deseos para ti y los tuyos en 2013

Blanca Miosi dijo...

Hola Sergio,

Yo he sentido tu ausencia este año, así como tú has sentido la nuestra. Tu blog, generalmente desierto, no atraía con la misma asiduidad a lectores anteriores, tu presencia en red ha sido nula, a pesar de ello, yo he tratado de tuitear tus novelas, pero las redes sociales se mueven basándose en la reciprocidad, y no es por interés, es por la presencia. Si no te veo no te recuerdo, y no porque no me intereses, es porque hay mucho volumen de contenidos, noticias, libros, gente, datos, etc. que tapan, obstaculizan obnubilan la mente.
No todos los buenos escritores son los que más venden en Amazon. Así como Amazon no es la panacea para todo el mundo. Si quieres que te lean debes promocionarte, convertirte en una marca, compartir, y así como hiciste antes en tu blog promocionando a otros, quién sabe con la idea de que algún día esos otros correspondieran en el futuro contigo, debes hacerlo ahora, porque lo que sucedió hace más de un año ya se olvidó, con seguridad. No por mala fe o por ingratitud, es porque las circunstancias son otras.

Un abrazo, Sergio, y espero que el año que viene sea mucho mejor para ti.

Blanca

Marta Querol dijo...

Siento que te sientas así, pero es cierto que ha sido un año difícil, no solo para ti, para muchos entre los que me incluyo, y por desgracia va a seguir siéndolo. Yo sí te he echado de menos, he visto como desaparecías de las redes y las entradas del blog se distanciaban.
Yo he leído menos de lo que querría y apenas he podido escribir. Ojalá 2013 sea mejor para todos. Intentaré escribirte con más calma.
Un abrazo

crónicas de un e-writer dijo...

Sergio, he estado visitando con relativa asiduidad tu blog, y como no se movía pensaba que era porque estabas escribiendo la segunda parte de "Luciano Wong. Mâ". Ánimo.

A mí el 2012 me parece tan birria como los otros que le han precedido.

Voy a ver si te "twitteo" "Luciano"

Un abrazo y adelante.

Alejandro Laurenza dijo...

Sergio,

Espero que 2013 sea mucho mejor. Y a seguir luchando por tus libros, más allá de lo que otros hagan o no por ellos.

Un abrazo!

Sergio G.Ros dijo...

Hola Blanca, te agradezco que pases por aquí y dejes tus impresiones. Sé que es difícil imprimir "un tono" en un post escrito, pero este post no era un reproche: mi intención era la de establecer un punto y aparte. Necesitaba expresar en voz alta lo que he sentido este año desde que publiqué mis novelas, autoeditadas en Amazon. Y mi post va de menos a más, dejando claro que estoy muy contento de que personas que no me conocían de nada se hayan acercado a mi obra.
Te doy la razón: mi presencia en las redes ha sido nula, motivada por lo que comenté : un exceso de trabajo, de estudios y de mil cosas más. Es normal que la gente se haya olvidado de mí.
Lamento que pienses que todo lo que escribí sobre otros, la reseñas que hice, los post y entrevistas, tanto de gente que había publicado como noveles sin editorial, fue esperando algo a cambio.
Pero, de verdad, nadie me debe nada, porque lo hice por amor hacia la literatura y por echar una mano.
¿Que esa gente me ha olvidado? No me importa.
No me deben nada, y lo más importante, yo no debo nada a nadie.
Un abrazo,
Sergio.

Sergio G.Ros dijo...

No te preocupes, Marta. Ha sido un año difícil para mucha gente. Por lo visto también para ti, ¡vaya añito este 2012!
No sé si me veréis por aquí también en 2013, lo que he visto en las redes sociales no me ha gustado mucho.
Lo más importante es que cada uno tenga fe en lo que hace.
Un abrazo y mis mejores deseos para este año.

Sergio G.Ros dijo...

Gracias Crónicas. He estado muy ocupado, lamentablemente no podré escribir hasta el segundo trimestre de 2013, aunque el borrador de Luciano II está acabado. Falta revisarlo a conciencia.
Un abrazo, y gracias por acordarte de mí.
Sergio.

Sergio G.Ros dijo...

Esa es la clave, Alejandro. Tú lo has demostrado muchas veces. Tu fé sin medida en tus libros, vendiéndolos en plena calle es una muestra de ello. Te deseo también lo mejor.
Sergio.

J.J.Hernández dijo...

Sergio, precisamente hace unos días hablé con un amigo preguntándole si sabía algo sobre tí, porque ya me tenía preocupado tu escasa participación en la red.
Este 2012 ha sido duro para muchos, parece que sólo haya traído problemas, y sólo queda esperar que el 2013 venga mejor de lo que se va este.
Un abrazo Sergio.

Alicia Uriarte dijo...

Sergio, para este año recién comenzado desearte que recojas aquello del pasado que te aportó buenas sensaciones para situarte en el punto de partida de un ilusionante y creativo presente y con ello cimentar tu futuro personal y literario.

Feliz 2013.

Un fuerte abrazo.

Silvia dijo...

Sergio este año también ha sido muy malo para mi, salud, dinero…, lo único bueno ha sido mi pareja.
Me he quedado sin el contrato fijo discontinuo, porque según ellos, podía trabajar cuando siempre iba con desmayos. Esta Navidad ha sido horrible.
Pero sabes, no voy a rendirme, soy una alcoyana y voy a luchar hasta el final.
El 2013 espero que sea mas bueno que el 2012, pero lo cierto es que me da un poco de respeto el 13, dicen que es de la mala suerte. Pero ¿nos puede ir aun peor de lo que nos va?
Se fuerte y lucha, no eres el único que está mal, alcoyano. Y en los malos tiempos salen a la luz las buenas amistades y las falsas.
Un abrazo muy fuerte de esta alcoyana.

Maribel dijo...

Feliz 2013, Sergio. Las decepciones forman parte del camino literario, al principio duelen mucho pero después te ayudan a crecer, porque te permiten conocer tu verdadera fuerza y valor. Te animo a seguir trazando tu camino, de manera sólida y con seriedad. No importa el ahora, importa el después. Estamos sembrando.

Un fuerte abrazo.

José Antonio López Rastoll dijo...

A veces he sentido lo mismo que tú, Sergio, cuando he escrito alguna reseña y del otro lado me ha llegado la callada por respuesta. Bueno, al menos me he divertido. Por cierto, te recuerdo que escribí algo para El ladrón de compresas y me respondiste muy amablemente.

Un abrazo y feliz 2013.

oriafontan dijo...

Sergio encantado de saludarte

Desearte suerte con todo que bien lo mereces. Labor omnia vicit improbus, el trabajo todo lo puede sin duda alguna, que los romanos eran muy sabios.

Es todo volver a esas estupendas entradas que eres capaz de hacer, llenas de fuerza y entusiasmo.

En esta misma, en tu sinceridad reconozco el Sergio que conocemos. Reproche o no, está claro que lo que ha sentado muy mal a tu blog es la publicación de tus novelas.

Un consejo aunque no soy nadie para darlo..
Me centraría en El ladrón de compresas que es la que parece más del gusto de la generalidad. La dispersión no teniendo tiempo, me parece un suicidio.

Quizá plantearía una revisión de esa novela, con nueva portada... no sé imagino que haría algo así.

Y volvería a lo que mejor sabes hacer; escribir con pasión.

Natalia Rubio dijo...

Hola, Sergio. Primero que todo felicitarte por las novelas... Siempre quisiste verlas publicadas y ahí están, por fin. He podido leer una de ellas, El valle del demonio, y dejé un comentario en Amazon. Siento no haberte ayudado más. Creo que Blas tiene razón en su comentario: se nota que los ánimos están bajos, que se ha reducido la actividad. Yo soy la primera que ha dejado el blog completamente abandonado, que no pasa por aquí, ni por ningún lado. Es cierto también que la situación actual nos está pasando factura a todos, y que quizá la escritura no tiene la prioridad que tenía antes. Pero está ahí, esa afición que nos unió al principio. Tu entrada me ha dejado triste... recordando los buenos tiempos. Pero sobre todo, Sergio, creo que no debes desanimarte, que tu llamada de atención puede ayudarnos a recobrar el interés y el entusiasmo y construir un futuro literario un poco más optimista. Ánimo, de verdad, y no te rindas. Lo estás haciendo genial.

Sergio G.Ros dijo...

Muchas gracias a todos/as por vuestros comentarios. Sé que muchos podéis o no estar de acuerdo conmigo, pero es lo que siento. A partir de ahora trataré de ser más realista con la "vida literaria", y me centraré sólo en escribir.. cuando tenga tiempo y el resto de quehaceres vitales me dejen... respecto a redes sociales, y demás... paso, definitivamente. Un abrazo.