jueves, 4 de noviembre de 2010

La Guerra de la Doble Muerte, de Alejandro Castroguer

Ficha detallada:
"La guerra de la doble muerte"
Autor: Alejandro Castroguer
Editorial:
Almuzara
Fecha de publicación septiembre 2010
Colección Narrativa
ISBN 9788492924387

SINOPSIS
A mediados de diciembre de 2009 los primeros asesinatos en Hornachuelos saltan a los titulares de periódicos y telediarios. Aunque en un principio el Gobierno lanza una cortina de humo en torno a la violencia de los ataques, que rozan el canibalismo, la Crisis de la Doble Muerte estalla en toda Andalucía sin que nadie sepa responder a la misma con presteza.

Febrero de 2010. La crisis económica mundial apenas puede disimular la gravedad de lo ocurrido en Andalucía durante las últimas semanas. Se barajan diversas hipótesis como desencadenantes de la resurrección de la carne, pero lo único cierto es que el Hambre se ha extendido por las ocho provincias.

"La Guerra de la Doble Muerte" es la historia de Judith, Salvador y Jonás; la lucha de estos tres resucitados que, tras perder la práctica totalidad de sus recuerdos, han de enfrentarse a un mundo que no entienden y del que habrán de huir, aunque desconozcan cómo y hacia dónde. Mientras tanto, la propaganda desplegada por las fuerzas militares habla de la Ciudad Negra como única posibilidad de salvación... y de una supuesta cura de la enfermedad.

"Cíñanse bien la camisa de fuerza antes de comenzar la lectura de esta singularísima novela. La multitud de zombis que transita por sus páginas personifica en carne viva una de las paradojas más terribles del capitalismo: sólo hay vida después de la muerte." JUAN FRANCISCO FERRÉ

"Un Apocalipsis, una pesadilla magistral, valiente y necesaria" ANTONIO CALZADO


ENTREVISTAS CON EL ALMA IMPRESA
Alejandro Castroguer: literatura de largo recorrido.
Por Sergio G.Ros

De esta manera tan espectacular, la editorial Almuzara presenta La Guerra de la Doble Muerte, una proposición novedosa dentro de esa avalancha que parece haber sufrido el género de zombis en los últimos tiempos. Y si Almuzara, un sello de tanta calidad, ha apostado por la obra de Alejandro Castroguer, conocido por muchos de vosotros, se debe, sin lugar a dudas, a su calidad y a que presenta un punto de inflexión, un quiebro para los amantes del género. Algo necesario y estimulante.
De Alejandro, al que no conozco en persona pero sí en la virtualidad desde hace algún tiempo, siempre me atrajo su constancia en la escritura, su empeño por mejorar a través de los años, por encima de los sinsabores que supone ese largo recorrido por publicar. Creo que es un autor a tener en cuenta, que ha sabido colorear sus historias con todo lo que le apasiona desde niño: literatura, cine, pintura, música… arte, en definitiva.

—Alejandro, ¡al final todo llega! ¿Podrías relatarnos brevemente tu andadura literaria? , ¿Desde cuándo escribes?
—Escribo desde que tengo casi uso de razón. Sí, ya sé, mucho dicen esto, pero es así. Recuerdo haber escrito cuando era un mocoso cierto relato acerca de un extraterrestre y un niño que lo esconde en su casa, nada novedoso si tenemos en cuenta que fue redactado al relance del impacto causado en toda una generación por “E.T. el extraterrestre”. Luego le tocó el turno a la fantasía épica del tipo Tolkien, mucho antes de que el cine convirtiera la religión de los tolkienianos en algo excesivamente comercial. Todavía reconstruyo con la memoria aquellos mapas sobre los que se movían los personajes. También hubo hueco para la ciencia ficción y extrañas invasiones alienígenas, algo ya más serio que aquel intento de imitar la obra de Spielberg.
>>La primera novela data de hace 20 años cuando escribí “Jeroglíficos de muerte y salvación”, que presenté al Premio Ateneo de Sevilla de 1992. La suerte y el tema netamente hispalense, y no la calidad literaria, obraron el milagro de auparla al grupo de finalistas. De ahí hasta este 2010 se han sucedido otras seis novelas antes de llegar a “La Guerra de la Doble Muerte”.

—¡Veinte años y seis novelas! Después de ese tiempo y esa pasión tuya por la literatura, ¿qué crees que ha cambiado para haber podido publicar?
—Te corrigo, 20 años y ocho novelas porque en la anterior respuesta no conté ni "La Guerra de la Doble Muerte" ni "La octava noche" (ésta aún por publicar). Sin ninguna duda lo que ha cambiado la calidad literaria de los últimos escritos. En muchas ocasiones se tiene un ansia por publicar como si fuese lo más importante para un escritor. Primero se ha de madurar como persona y al mismo tiempo como escritor. A mí me han ayudado sin saberlo muchos autores a los que he leído en estos 20 años. No es lo mismo una novela escrita a los 19 años y sin experiencia, que afrontar un proyecto a los 39 con más de 3.000 páginas escritas. La autoexigencia es necesaria, diría que obligatoria, porque uno no ha de conformarse a la primera con lo que redacta. Por ejemplo, al escribir debajo de cada capítulo anoto la misma pregunta "¿Para qué sirve este capítulo?". En caso de no saber responder, todo acaba en la papelera.
—...Pues no puedo estar más de acuerdo contigo: lo de ser escritor es, sin duda, una carrera de fondo (de ahí, el título de esta entrevista). Dime, ¿tienes predilección por algún género?, ¿cuáles son tus libros y autores preferidos?
—De más joven sentía idolatría por la ciencia-ficción –de hecho todavía me interesa-, no con la intensidad de antaño, pero sí como para abordar tangencialmente algún que otro proyecto inscrito en dicho género. Entre mis autores favoritos, destacar a R.Bradbury, I.Asimvov, E.Zamiatin, Ph.K.Dick o A.C.Clarke.
De los clásicos de terror me quedaría con Poe y Lovecraft, de los que adoro sus atmósferas, pero no hay que olvidar a W.W.Jacobs, W.Hodgson, A.Bierce, Sheridan le Fanu y tantos otros. La lectura de cualquiera de estas clásicos es imprescindible.
Alejados de los géneros me interesan, y mucho, Antonio Muñoz Molina, Antonio Lobo Antunes, Italo Calvino, Juan Marsé, Henry Miller, Charles Bukowski, Raymond Carver, el primer Vargas Llosa, Julio Cortázar, John Steinbeck, Raymond Chandler y un larguísimo ecétera. “El jinete polaco” se me antoja una de las mejores novelas españolas de final del S.XX, así como “Si te dicen que caí”. Adoaro “El largo adiós”, los cuentos minimalistas de Carver, “Marcovaldo” o el fabuloso libro de viajes “Viajes con Charley” del autor de “Las uvas de la ira”. Como ves mi pasión lectora apenas tiene fronteras ni límites.

—¿Te habías adentrado en el género de terror o es tu primera incursión en el mismo?
—Con la extensión de una novela, es la primera vez. Había escrito algunos relatos de terror (recuerdo por ejemplo, “Feliz Navidad, mister Fu Manchú”), pero nada de tanta envergadura. En sí fue un reto, una demostración, decir ... se puede escribir y con clase una historia tan manida y vapuleada como la de los zombis, aunque últimamente esta tendencia ha cambiado y los artistas cuidan más las obras.

—¿Qué es lo que diferencia, en tu opinión, “La Guerra de la Doble Muerte” de otras novelas de zombis?
—Creo que dos aspectos la diferencian de otras obras de la misma temática: uno, el enfoque, y dos, el estilo. Del enfoque decir que he situado la intriga de parte de los zombis (en este caso, resucitados o hambrientos, como yo los llamo), de modo que observamos las penurias y las persecuciones que padecen por parte del ejército de los vivos. No es que sean los buenos, ni mucho menos, sería maniqueo pensar eso; sino que se convierten en las víctimas. Ya lo dice Juan Francisco Ferré en su frase para la contraportada, “Sólo hay vida después de la muerte”. Y ese es el lema de la obra. Hablar de “Pedro Páramo” como un referente de los muertos vivos que sienten y padecen se hace obvio. Incluso Ambrose Bierce ya abordó semejante posibilidad.
Respecto del estilo, comentar que he intentado dotarla de la mayor carga poética a fin de contar las escenas más terribles de una manera elegante. Algunos dirán que es un estilo sobrecargado, pero lo he preferido para dotar a la obra del mayor nivel literario. Comparaciones y metáforas de impacto para hacer muy visual todas y cada una de las escenas. Además, en la obra hay más de 80 citas a distintas películas, libros y músicas que habrían de enriquecer el producto final.

—La ambientación en todas las historias suele ser muy importante, la de tu novela es especialmente singular, ¿podrías hablarnos de ella?
—He pretendido que sea especialmente desoladora, con ciudades muertas, cadáveres de coches, estaciones de tren asediadas y carreteras abandonadas. A pesar de ello todo había de guardar cierta verosimilitud. Es por ello por lo que era necesario hacerla muy actual (transcurre en el 2009-2010) y situarla en escenarios reales que los lectores reconozcan (o incluso puedan buscar a través de internet). El último invierno, especialmente lluvioso, y la soledad y desolación de los escenarios confieren ese aire amenazador imprescindible en este género. Espero haberlo conseguido.
—¿Qué importancia tuvo el éxito de tu blog GDM en la publicación de la novela? ¿Piensas que Internet es un buen vehículo para los autores que quieren publicar?
Sin duda el éxito de proyecto de la GDM (así se conoce a “La Guerra de la Doble Muerte”) se cimentó en el blog. Pero sin la constancia de publicar todos los martes y viernes a las cinco de la tarde tampoco habría funcionado. Fue vital fidelizar a los lectores de semejante guisa, pues ellos sabían cuándo podían acceder a un nuevo capítulo. Bastaba con entrar en el blog y allí estaban sin falta. Esa periodicidad enganchó a los que se dejaron seducir por la primera entrada que tuvo más de 80 comentarios. Con posterioridad, las cifras hablan por sí solas del éxito del blog: en apenas 4 meses había más de 70 seguidores, más de 15.000 visitas y más de 1.000 comentarios. Esos fueron avales más que suficientes para que distintas editoriales se interesasen en la novela.

—Por último, y aunque suene poco modesto, como sabes, a principios de año, acuñé en mi blog el término: “La generación del XXI” de la que tú eres integrante. Muchos de los autores de esta generación han publicado este mismo año, ¿crees que el futuro es más esperanzador para los autores noveles, a pesar de la época de crisis?
—Fue premonitoria esa entrada en tu blog, en la que hay un buen puñado de escritores de mucha valía. Sinceramente creo que entraña la misma dificultad publicar ahora que hace unos años. Lo único que ha mejorado es la atención que prestan las editoriales a los autores de género españoles. Sólo hay que ver la ingente cantidad de nombres nuevos. Sólo el tiempo dirá quien se ha de quedar y forjar una sólida carrera, y quien quedará relegado después del furor de estos años.

—¿Algún deseo pendiente para este final de año?
Por abusar, pediría muchas reediciones y un contrato cinematográfico para la GDM. Pero si tenemos en cuenta la excelente aceptación de la misma por ahora, el haber hecho realidad un sueño (publicar después de 20 años) y el nacimiento de mi pequeña Nora (a quien va dedicada la obra), pedir más sería casi obsceno. Si acaso, como ya he hablado con Almuzara, la posibilidad de presentar la novela fuera de Andalucía.

Muchas gracias, Alejandro, estoy seguro de que La Guerra de la Doble muerte será un gran éxito por su originalidad.
Sobre el autor:
Alejandro Castroguer nació en el año 1971 en Málaga.
Es diplomado en Magisterio (Ciencias Humanas), y estudió entre otras cosas pintura al óleo, donde trabó una entrañable amistad con su profesor, José Díaz-Oliva.
Escribe desde muy pequeño, y con su primera novela, "Jeroglíficos de muerte y salvación" quedó entre los finalistas del Premio Ateneo de Sevilla del año 1992. Tras haber consolidado el oficio de la literatura con varias novelas que considera ya destruidas ("Como una raya de tiza", "Soñaba que soñaba", "Las puertas", "Horizonte Marfil" y "Carcoma"), coincidiendo con su estancia en Barcelona, 2000-2002, redacta "El bailarín de claqué".
Castroguer pertenece al grupo literario “Sevilla escribe” con quien aparecerá en una próxima antología de la mano de su relato “El noctívago demacrado”, homenaje a Lovecraft. Es autor de “La octava noche”, novela fusión de Ciencia Ficción-Policíaca.
Para saber más:


Su blog: http://guerradoblemuerte.blogspot.com/

15 comentarios:

María dijo...

Hola amigo.

Escucha Sergio... ¿Cuando yo publique mi poemario, harás lo mismo que hoy?
Jooooooooooo, vaya pedazo de trabajo.
Enhorabuena a los dos, al autor y a ti.

Besicos para los tres :-)

Alejandro Castroguer dijo...

Gracias antes de nada a Sergio, por el empeño en hablar de autores como yo. Todavía recuerdo esa entrada de la "Generación del S.XXI".

Como ya te dicho, me he sentido muy cómodo respondiéndola.

Y gracias a los que lean la entrevista. Un saludo.

oriafontan dijo...

Es genial que Alejandro lo haya conseguido y que además la cosa vaya por buen camino.

El tema de zombis se presta muy bien a ponerlo por trozos en un blog que es al fin y al cabo la misión de antaño de las revistas.

Con otras novelas dudo que funcionara tan bien.

"La generación del siglo XXI" es brillante y estoy seguro que una vez más cumple la norma que ya se dió en el Siglo XVII: a mayor crisis, mejores artistas.

El Mundo se explica por su paradojas- Nietzsche.

Blas Malo Poyatos dijo...

Hola Sergio, una entrevista interesantísima y que pone de manifiesto la poderosa herramienta en que se ha convertido la Red para que aquellos que comenzamos nos demos a conocer (y que no dispongamos la posibilidad de aparecer en la Estación de las Delicias en un tren de época en loor de multitudes)

Enhorabuena a Alejandro por su publicación y le deseo la mejor de las suertes.

Un abrazo

José Antonio López Rastoll dijo...

Hola Sergio,

¿Cómo van esos pañales?
En mi casa, intentando prescindir de los mismos, pero mi hijo se mea por las noches con terquedad de mula.
Quisiera felicitar a Alejandro Castroguer y decir que me encanta el género zombi, tanto en cine como en literatura. No es una frase hecha. Colecciono cine de terror desde hace muchos años.

Un abrazo viviente.

Jesús Garrido dijo...

estupendo, casi tomo la tijera, pero bien, felicidades por ser entrevistado

Sergio G.Ros dijo...

Joer, eso no tienes ni que preguntarlo, María... ¡SErá un honor entrevistarte y dedicarte una entrada, faltaría más!!!
Besicos pa Murcia.

Gracias a ti, Alejandro por esas estupendas respuestas... Y sí, me he empeñado en hablar de autores que recién han empezado, porque, estoy seguro de que tendrán mucho éxito como es tu caso. Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Pues me ha gustado mucho tu comentario, Oriafontan, y lo comparto: a mayores contratiempos, mayores argucias.. Estoy convencido de que, gracias a las adversidades, la calidad literaria mejorará. Un abrazo, amigo.

Sergio G.Ros dijo...

Ja,ja... y tanto, Blas.. ni se me ocurriría decírselo al señor Follet, seguro que se reiría de un medio tan humilde como éste.. pero ¡oye, a nosotros nos hace un apaño! Como bien comentas, la REd es un recurso más que decente para todos los que empezamos.. Un abrazo.

Sergio G.Ros dijo...

Hola, Jose Antonio, pues ahí andamos, hechos unos máquinas-cambia pañales, ja,ja... sin tiempo para casi nada, aunque eso lo sabes de sobra. Te deseo la mejor de las suertes con tu hijo, es un tema delicado, pero seguro que todo, como en la vida, se arregla con el tiempo. Ah, a mí también me gustan las historias de zombis.
Un abrazo.

No he entendido muy bien tu comentario, Jesús, ;) pero muchas gracias por comentar. Un saludo.

Alejandro Castroguer dijo...

Gracias a todos por vuestras palabras. Un saludo desde Málaga.


P.D.- Como le sucedió a Sergio, tampoco sé qué quise decir Jesús. Lástima que no nos lo aclare.

José Antonio Castro dijo...

Lo cierto es que es todo un placer leer un trabajo tan elaborado, y bien hecho.
Enhorabuena a Alejandro por su obra y a Sergio por su extraordinaria dedicación.
UN abrazo a todos.

Armando Rodera dijo...

Otro éxito más de un integrante de la Generación del XXI!! Esto es un no parar, Sergio.

Te felicito a ti por la entrada y la magnifica entrevista. Y a Alejandro, por supuesto, por su estupenda trayectoria literaria.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Sergio G.Ros dijo...

Gracias, José Antonio, un placer también tenerte por aquí. Un abrazo, ;)

Gracias, Armando, también te deseo buen fin de semana, un abrazo.

Pilar Alberdi dijo...

Excelente entrevista.
Un placer leerla.
Saludos